Peso, alimentación y nutrición, falsos mitos


La alimentación y la nutrición juegan un papel fundamental para mantenernos en nuestro peso ideal. Alcanzar el peso ideal no es una cuestión estética, sino un factor indispensable para mantener una buena salud.

Médicamente, el peso ideal para cada persona se mide mediante el Índice de Masa Corporal. Este índice se obtiene de la división de nuestro peso entre nuestra altura elevada al cuadrado. Nuestro peso será el ideal si nuestro Índice de Masa Corporal se sitúa en una cifra que oscile entre 20 y 24,9.

Un índice por encima de ese nivel, se considera sobrepeso y, si supera un índice de 30, estaríamos hablando de obesidad.

Alimentación y nutrición no son lo mismo

Alimentación y nutrición son términos que van unidos, pero que no son exactamente lo mismo. Mientras que la alimentación se refiere a la ingesta de sustancias líquidas o sólidas, la nutrición es el proceso por el cual nuestro cuerpo transforma esas sustancias en componentes que hacen funcionar nuestro organismo, es decir, en nutrientes.

Para mejora la salud y el estado nutricional de nuestro organismo es importante que nuestros hábitos alimenticios sean adecuados. En este sentido, la dieta mediterránea ofrece numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Por un lado, este patrón alimentario potencia el consumo de aceite de oliva, pescado y frutos secos. Por otro, sus recetas ofrecen una equilibrada proporción de los nutrientes principales (cereales y vegetales como base de los platos y carnes o similares como “guarnición”). Asimismo, destaca la riqueza en micronutrientes que contiene, fruto de la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos.

¿Cómo afecta la alimentación a nuestra salud?

El sobrepeso y la obesidad, provocados por unos hábitos incorrectos de alimentación ponen en riesgo nuestra salud y están entre las causas de numerosas patologías:

Alimentación y nutrición: falsos mitos

A pesar de tener a nuestro alcance productos para una alimentación saludable que nos garanticen una nutrición adecuada, nuestra dieta contiene un exceso de grasa, azúcar y sal, que sólo consigue que aumentemos nuestro peso y corramos el riesgo de empeorar nuestra salud.

Muchas veces, consumimos productos o adoptamos hábitos en nuestra dieta pensando que son beneficiosos para nuestra salud, cuando, en realidad, no son más que falsos mitos. Para cuidar nuestra salud y desarrollar unas pautas saludables de alimentación y nutrición, tenemos que empezar por desbancar algunas afirmaciones falsas:

“Hay que comer de todo pero en poca cantidad”

La dieta sana no consiste en comer de todo. Precisamente, una alimentación y nutrición adecuadas se deben basar en comer mucho de algunas cosas (frutas, verduras, cereales, legumbres) y disminuir mucho otras (azúcar, grasas saturadas) que no nos aportan tanto valor.

“Los hidratos de carbono engordan”, “la fruta engorda porque tiene mucho azúcar”

Para una alimentación y nutrición saludables, hay que desbancar la idea de que es mejor eliminar estos grupos de alimentos. La fruta contiene un azúcar beneficioso que en ningún caso se asemeja, ni en cantidad ni en componentes, al azúcar refinado. El aporte calórico de los hidratos de carbono, va a depender de con qué lo acompañemos. Una ensalada con salsas, queso graso y otros aderezos es muchísimo más calórica (y menos nutritiva) que un plato de pasta con verduras.

“Beber dos litros de agua al día, adelgaza”

El agua es necesaria para nuestra salud y es la base de una alimentación y nutrición saludables, pero no tiene poderes adelgazantes. La mitad del agua necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, ya la obtenemos de los alimentos y, la otra mitad, dependerá de nuestras necesidades diarias y de nuestro grado de actividad.

“Si como alimentos light, puedo comer más cantidad”

Saber qué estamos comiendo es también parte de una alimentación y nutrición adecuadas. Hay que dedicar siempre un momento a leer las etiquetas de los productos, puesto que light se refiere a un producto al que se le ha reducido el azúcar o la grasa (que ha sido sustituido por edulcorantes y otros componentes) pero no tiene por qué significar bajo en calorías o en grasas. En cualquier caso, los alimentos procesados, sean light o no, no son recomendables en una alimentación saludable.

Hacia una vida sana

Para evitar la obesidad y combatir el riesgo de enfermedades, tenemos que seguir tres principios básicos, olvidándonos de todos los falsos mitos alrededor de la alimentación y la nutrición:

    • Eliminar la ingesta de alimentos con azúcares añadidos y grasas saturadas, además de evitar los alimentos procesados y reducir el consumo de sal.
    • Aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales (si son integrales, mejor) y legumbres.
    • Realizar actividad física, al menos, durante treinta minutos al día. Además de unas correctas pautas de alimentación y nutrición, el ejercicio físico evita el sobrepeso y es beneficioso para nuestra salud.

En IMQ disponemos de atención especializada en Endocrinología y Nutrición en todos nuestros seguros de salud. Consulta nuestra oferta de especialidades y ponte en manos de los mejores expertos en alimentación y nutrición.

Dra. Beatriz Astigarraga AguirreBeatrizAstigarraga_nutrición
Especialista en Endocrinología y Nutrición en Centro IMQ Colón

New Call-to-action

1 comment

Añadir uno

+ Leave a Comment