Alteraciones sensoriales en la vejez

Las alteraciones sensoriales, como la pérdida auditiva o de visión, son habituales en la persona mayor y pueden repercutir de manera negativa en su salud y seguridad. La reducción del rendimiento de los órganos sensoriales repercute en la capacidad para  desarrollar actividades básicas (aseo, vestido, alimentación, deambulación…) e instrumentales de la vida cotidiana (uso de teléfono y transporte público, realización de labores del hogar, etc). Veamos cuáles son más habituales con el paso de los años.

Alteraciones auditivas

Cuando existe una pérdida de capacidad auditiva, la comunicación se puede ver afectada, condicionando el deterioro de las relaciones sociales de la persona mayor, apareciendo una tendencia al aislamiento y reduciendo las actividades fuera del propio domicilio.

Existe, igualmente, repercusión en la situación anímica —mayor prevalencia de ansiedad y trastorno depresivo— y cognitiva, con un riesgo mayor de aparición del síndrome confusional agudo en el caso de patología médica o quirúrgica, asociado a la propia alteración sensorial.

Baja visión

baja vision tercera edadLa prevalencia de las alteraciones visuales se sitúa entre el 4 y el 5% de las personas mayores de 65 años; con un aumento de esta tasa hasta el 20% en el caso de personas mayores de 75 años. Las modificaciones oculares asociadas al envejecimiento, de manera fisiológica, se centran en una reducción progresiva de la agudeza visual (en algunos casos es necesario descartar posibles patologías subyacentes), pérdida de sensibilidad al contraste, menor tolerancia a los deslumbramientos y reducción del campo visual.

La repercusión funcional de la baja visión pasa por el abandono de algunas actividades avanzadas tales como la lectura o la conducción, dificultades en la realización de actividades instrumentales (labores del hogar, compra diaria…) y condiciona la aparición de una marcha insegura, y un aumento del riesgo de caídas. Las caídas son uno de los principales desencadenantes de fracturas.

Patologías oculares

Entre los problemas de visión más frecuentes se pueden citar las siguientes:

  • Cataratas: Se conoce como catarata a la opacidad parcial o total del cristalino, y se trata de la primera causa de ceguera reversible. El tratamiento de la catarata implica el abordaje quirúrgico mediante la extirpación o facoemulsificación, y posterior colocación de una  lente intraocular.
  • Degeneración macular asociada a la edad: Se trata de la atrofia de las células de la región central (macular) del epitelio pigmentario de la retina, que causa una pérdida de visión central, tratándose de la patología ocular más prevalente que condiciona ceguera irreversible en mayores de 65 años, por la no existencia de un tratamiento curativo ni preventivo. Sí existen algunos fármacos que consiguen la ralentización de la pérdida de capacidad visual en las personas con degeneración macular.
  • Glaucoma: Se trata de una enfermedad en la que existe una reducción del campo visual secundario a la atrofia del nervio óptico, asociada al aumento de la presión intraocular, siendo el tratamiento más habitual la aplicación de determinados colirios y en algunos casos, el abordaje quirúrgico (extirpación parcial del iris o iridectomía y la trabeculoplastia).
  • Retinopatía diabética: Es un trastorno de la microvascularización de la retina como efecto secundario de la diabetes mellitus. Lo más importante es la prevención de su aparición mediante un adecuado control glucémico y seguimiento anual por un oftalmólogo en pacientes diabéticos.

Control periódico de posibles alteraciones sensoriales

Es importante, por tanto, incluir una valoración de los órganos de los sentidos en el seguimiento de la persona mayor para evitar lesiones por caídas en el contexto de déficit visual, la preservación de las capacidades avanzadas e instrumentales, y el mantenimiento de sus relaciones sociales.

Algunas alteraciones sensoriales, como  el glaucoma, pueden avanzar sin presentar síntomas evidentes. De esta valoración surgirá la derivación a uno o varios especialistas en Oftalmología u Otorrinolaringología para un diagnóstico y abordaje definitivo de la patología de que se trate.

Dra. Naiara Fernández
Especialista en Geriatría de IMQ Igurco

+ No hay comentarios

Añadir uno