Real food, ¿cómo identificar un alimento realmente saludable?

Real Food es un movimiento y estilo de vida que apuesta por comer alimentos lo menos procesados posible, o lo que es lo mismo, comer “comida real”.

El principal objetivo del movimiento Real Food no es otro que mejorar la salud de la población a través de su alimentación. Partiendo de esa premisa que identifica qué es Real Food, ahondemos en el tema para entenderlo un poco mejor…

¿Qué es Real Food realmente?

En los últimos años hemos visto como Instagram se llena de imágenes y hashtags que hacen referencia a este término y eso nos puede dar algunas pistas, pero, ¿qué es realmente la comida real?

En palabras de su creador, el nutricionista Carlos Ríos, Realfooding es una revolución que lucha contra la epidemia de los ultraprocesados y defiende el derecho a una dieta saludable para la población.

La Real Food se entiende como los alimentos no procesados o cuyo procesamiento industrial no haya perjudicado a la calidad de su composición o empeorado sus propiedades presentes de manera natural. En resumidas cuentas, se puede decir que la comida real es la compuesta por estos ingredientes:

  • Las frutas, los frutos secos, las verduras y las hortalizas.
  • Las carnes no procesadas.
  • El pescado y marisco.
  • Las legumbres y los tubérculos.
  • Los huevos.
  • La leche fresca.
  • Los cereales de grano entero o 100% integrales.
  • Las infusiones y el café.
  • Las semillas, hierbas y especias.

Los alimentos procesados “buenos y malos”

Hay una serie de alimentos cuyo procesamiento, bien sea artesanal o industrial, es beneficioso o inocuo en relación a sus propiedades. Estos son los alimentos procesados que podemos considerar aptos dentro de una dieta saludable. Es decir, son el resultado de al menos uno de estos dos procesos:

  1. La retirada o adición de algunos ingredientes a los alimento enteros.
  2. Un procesamiento industrial que los hace más duraderos, seguros y agradables al paladar o prácticos para facilitar su consumo.

Suelen estar envasados y llevar su correspondiente etiquetado de alimentos donde figuran a lo sumo 5 ingredientes, de los que como mucho un 10% son harina refinada, azúcar o aceite vegetal refinado.

La comida real congelada o envasada al vacío, el aceite de oliva virgen extra, el jamón ibérico de bellota, el chocolate negro, el pan integral 100%, el gazpacho envasado, las legumbres de bote, el pescado en lata, la leche UHT, los yogures, los lácteos fermentados y las bebidas vegetales sin azúcares añadidos, son algunos ejemplos de este grupo de alimentos procesados.

New Call-to-action

Alimentos ultraprocesados

Otra cosa totalmente diferente es lo que se conoce como alimentos ultraprocesados, que son los que el movimiento Real Food fomenta evitar para tener una dieta saludable. Son lo opuesto a la comida real que hemos definido anteriormente y sus principales características son:

  • Se elaboran de forma industrial a partir de sustancias sintéticas o de otros alimentos.
  • Son el resultado de aplicar diferentes técnicas de procesamiento industrial que hacen que estén listos para consumir y resulten más atractivos.
  • Su consumo tiene efectos negativos para la salud. Es decir, no tienen cabida dentro de una dieta saludable.
  • Suelen tener más de cinco ingredientes entre los que figuran los aditivos, la sal, las harinas refinadas, los azúcares añadidos y los aceites vegetales refinados.

Esta clase de productos, a pesar de poder aportar sustento energético, a medio y largo plazo pueden perjudicar la salud debido a la mala calidad de sus ingredientes. Entonces, ¿por qué se consumen los ultraprocesados? La mayoría de veces es una cuestión de falta de tiempo, ante lo que el movimiento Real Food plantea alternativas en forma de recetas rápidas para una dieta saludable.

Hay algunos productos como los zumos envasados, las carnes y los pescados procesados que popularmente se perciben como saludables, pero nada más lejos de la realidad tal y como acabamos de explicar. Otros alimentos ultraprocesados, sin embargo, podemos intuir que no son muy recomendables, aún así no conviene perderlos de vista. ¡Un repaso rápido! Estamos hablando sobre todo de refrescos y lácteos azucarados, bebidas energéticas, la bollería industrial, los panes refinados, las pizzas industriales, las galletas, los cereales refinados, los dulces, las chucherías, los helados, los snacks salados y los precocinados.

En conclusión

Para poder identificar la Real Food de forma sencilla utiliza la regla de “menos de 5 ingredientes” cuando mires el etiquetado de alimentos. Pero, más allá  de aprender a elegir únicamente alimentos procesados saludables, aplica el sentido común para llevar una dieta saludable y apuesta siempre que sea posible, por los productos frescos.

Nerea Gil Guía Endocrinología IMQNerea Gil
Especialista en Endocrinología y Nutrición de IMQ

 

 

¿Qué te ha parecido la tendencia Real Food? ¿Quieres más consejos sobre nutrición y salud en general?  Si esta vez sí que sí te has propuesto llevar una vida más saludable, no pierdas de vista nuestro blog.

1 comment

Añadir uno

+ Leave a Comment