Cómo prevenir la cistitis en mujeres

La cistitis es una infección causada por microbios y más habitual en las mujeres. En este artículo vamos a explicarte cuáles son sus causas y síntomas y algunos consejos útiles para prevenir la cistitis.

Normalmente, nuestro propio cuerpo es capaz de deshacerse de las bacterias malignas que pueden causarnos infecciones incómodas y que pueden suponer un grave problema para la salud. Sin embargo, en algunas ocasiones y debido a factores externos o a que sufrimos una situación no habitual, no siempre es así.

Para prevenir circunstancias como esta, deberíamos cuidarnos, sobre todo las partes de nuestro cuerpo que pueden dar más problemas como el aparato urinario, ya que se puede producir una infección.

¿Por qué se produce la cistitis?

La cistitis es causada por microbios, por lo regular bacterias. Estos microorganismos ingresan a la uretra y luego a la vejiga y pueden causar una infección. La infección comúnmente se desarrolla en la vejiga y también puede diseminarse y llegar a los riñones. La bacteria más frecuente es la Escherichia Coli.

Las mujeres son mucho más propensas a padecer cistitis por una cuestión anatómica (la uretra femenina es mucho más corta que la masculina, por lo que la apertura uretral tiene mayor proximidad al ano, haciendo el acceso más fácil a las bacterias). Se estima que el 37% de las mujeres sufren, al menos, un episodio de esta molesta infección en su vida. Por ello es importante aprender a prevenir la cistitis.

Factores de riesgo de cistitis en la mujer

Las mujeres que presentan un mayor riesgo de infección de las vías urinarias son aquellas que:

  • Son sexualmente activas, como resultado del coito las bacterias se pueden impulsar por la uretra.
    Las mujeres que usan como anticonceptivo el diafragma presentan mayor riesgo de infección de las vías urinarias y a su vez los diafragmas que contienen agentes espermicidas aumentan más el riesgo.
  • Las mujeres embarazadas por los cambios hormonales que experimentan durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de infección urinaria.
  • En la menopausia, debido a los altibajos hormonales que padecen las mujeres en este período se aumenta el riesgo de infección urinaria.
  • La alimentación, los hábitos de higiene, el estilo de vida, son otros de los elementos clave que influyen en el desarrollo de esta infección.

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis?

El cuadro clínico de la cistitis puede variar en función de cada persona pero los síntomas más comunes son:

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar.
  • Picazón y quemazón en la uretra al orinar.
  • Espesor en la orina.
  • Aparición de sangre en la orina.
  • Presión en la zona inferior del abdomen o en la parte baja de la espalda.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor en las relaciones sexuales.

El primer síntoma de esta infección suele ser el deseo de orinar de forma muy frecuente, junto a la incapacidad de llegar a orinar, o sufrir dolor al intentarlo.

 

Seguros.salud

 

Cuando se empiecen a notar algunos de los síntomas de la cistitis se debe acudir a un especialista para corroborar el diagnóstico y para que nos pueda prescribir el tratamiento adecuado para combatirla.

El tratamiento para combatir las infecciones del aparato urinario pasa por la medicación con antibióticos.

10 consejos para prevenir la cistitis

Lo más recomendable para combatir la cistitis, como cualquier otra enfermedad, es aprender a evitarla. Para ello, te recomendamos seguir estos sencillos consejos para prevenir la cistitis:

  1. Hay que beber 1,5 litros de agua a lo largo del día. La ingesta de líquidos ayuda a combatir la infección, ya que cuando se eliminan, arrastran las bacterias del tracto urinario.
  2. Nunca hay que aguantarse las ganas de orinar, ya que cuando la orina permanece por mucho tiempo en la vejiga se pueden desarrollar las bacterias que causan la cistitis. Por eso hay que hacer pis cada 2-3 horas. Además, se recomienda hacer pis antes y después de mantener relaciones sexuales, que incrementan el riesgo de infección hasta 40 veces.
  3. Intentar utilizar siempre ropa interior de algodón. Las prendas de tejidos naturales favorecen la transpiración y evitan la humedad, nido de cultivo de bacterias.
  4. Hay que evitar el uso frecuente de prendas ajustadas porque pueden provocar un aumento de la temperatura y la humedad de la zona y, con ello, favorecer así las infecciones.
  5. Hay que secarse de delante para atrás para evitar que el flujo vaginal suba hacia la uretra.
  6. No es aconsejable utilizar salvaslips de forma diaria ya que dificultan la traspiración de la piel y favorecen la humedad en la zona.
  7. Durante las épocas estivales, hay que tener más cuidado ya que durante estos períodos nos bañamos mucho. Mantener el bañador húmedo durante mucho tiempo favorece la reproducción de las bacterias. Además las piscinas públicas pueden ser foco de infecciones.
  8. Es recomendable ducharse antes y después de bañarse en una piscina. El agua de la ducha fluye de forma constante arrastrando las bacterias, mientras que en un baño, el agua está estancada.
  9. Nunca hay que hacerse duchas vaginales. Los especialistas las desaconsejan porque una entrada directa de agua en la zona no implica una limpieza mejor y puede traducirse en una modificación del pH de las paredes vaginales, lo que facilita la proliferación de bacterias.
  10. Tener una dieta equilibrada también te ayudará a prevenir la cistitis. Hay que evitar excitantes como el alcohol, la cafeína y el tabaco, y todas las bebidas carbonatadas. Además, los expertos recomiendan incrementar la ingesta de frutas y verduras, que tienen un alto contenido en agua.

doctora blanca mayo imq amaricaDra. Blanca Mayo Azcarraga
Especialista en Medicina General de Centro Médico IMQ Amárica

 



+ No hay comentarios

Añadir uno