Qué es un curetaje dental

¿Qué me van hacer? Es la primera pregunta que se nos viene a la cabeza cuando nuestro dentista nos dice que necesitamos un curetaje dental, también llamado raspado y alisado radicular. Pues bien, en este artículo hablaremos de: qué es un curetaje dental, por qué hay que hacerlos, cómo saber si los necesitamos, cada cuánto tiempo y lo más importante cómo prevenir esta situación.

Para poder explicar qué son los curetajes primero tenemos que conocer nuestra anatomía: los dientes están fijos en nuestra boca porque están sujetos por hueso y tejidos periodontales, entre ellos la encía que se divide en encía libre (la que está más próxima al cuello del diente) y la encía adherida.

¿Qué son los curetajes dentales y por qué hacerlos?

El curetaje dental es un tratamiento para personas con enfermedad periodontal. Consiste en hacer una limpieza más profunda de los dientes. Se trata de quitar el sarro que se ha acumulado en las raíces de los dientes. Se lleva a cabo con un instrumental específico, las curetas dentales. Se introduce una parte de las curetas entre la encía y el diente y se raspa la raíz que está cubierta de sarro.

¿Cómo es posible que una parte de las curetas entren por medio de las encías y el diente?

Porque al no tener un buen hábito de higiene o tener una mala técnica de cepillado la placa bacteriana (que, como su nombre indica, está formada por bacterias) penetra entre la encía y el diente, formando unas bolsas periodontales en las cuales se va acumulando el sarro o placa bacteriana endurecida. El sarro se adhiere a los dientes y los tejidos periodontales se van deteriorando. Además, el hueso que los sujeta se empieza a reabsorber hasta llegar un punto en que los dientes pierden fijación y se caen.

IMQ DENTAL

Con el curetaje dental evitamos que se produzca una mayor pérdida de hueso y que los tejidos periodontales se recuperen, pero el hueso que se ha perdido no se vuelve a formar.

Conocemos las limpiezas normales, también llamadas profilaxis o tartrectomías, que se realizan mediante un instrumento de ultrasonidos. En estas limpiezas se elimina la placa bacteriana y el sarro que está en la superficie de los dientes, es decir, la parte visible. También limpiamos la zona de la encía libre y las zonas interdentales. En la encía libre y en las zonas interdentales es donde empieza a acumularse la placa bacteriana y a formarse las bolsas periodontales.

La principal diferencia entre la profilaxis básica y los curetajes es que en la primera evitamos que se produzca una enfermedad periodontal y en la segunda lo que hacemos es que esta enfermedad no avance.

¿Cuándo hacer un curetaje dental?

El curetaje o alisado radicular es necesario si se presentan los siguientes síntomas:

• Color de encías rojo intenso
• Sangrado de las encías cada vez que nos cepillamos los dientes o mordemos algo
• Sensación de que se mueven los dientes
• Dolor en la boca sin ser localizado
Halitosis (mal aliento)
• Recesión de encías, es decir, las encías están más abajo y se ve el cuello del diente e incluso la raíz.

A menudo nos encontramos en la clínica con muchos casos de pacientes que no se lo esperan, sus respuestas suelen ser: a mí no me duele nada, sí sangro de las encías, pero es normal porque siempre he sangrado, etc. La mayoría de estas personas no son conscientes de que tienen una enfermedad periodontal y si no ponen remedio perderán sus piezas dentales. Para explicárselo se les hace una radiografía de toda la boca (ortopantomografía) y se les muestra dónde tienen el hueso que les sujeta los dientes y dónde debería de estar. En las clínicas dentales IMQ también hacemos un periodontograma, que se basa en medir la pérdida de hueso con una sonda periodontal. Si esta sonda entra por la encía 3 mm o menos es una encía sana. Pero si entra 4 mm o más es porque ya se ha formado una bolsa periodontal y se ha producido una pérdida de hueso, por lo que es necesario hacer curetajes.

Es muy importante acudir al dentista cuando presentamos los signos y/o síntomas anteriormente mencionados. En caso de tener enfermedad periodontal lo ideal es acudir al dentista mínimo cada 6 meses. Para prevenir su aparición es importante acudir al dentista de confianza para hacer revisiones anuales y que un profesional asegure la salud bucodental.

Cómo se realiza un curetaje dental

Para hacer los raspados dentales es necesario utilizar anestesia local. Si hay que curetear todas las piezas dentales dividimos la boca en dos: zona derecha y zona izquierda. Se suele trabajar en dos citas para no anestesiar toda la boca el mismo día.

¿Puede doler la boca cuando se quita el efecto de la anestesia? 

Sí, los dientes pueden estar más sensibles de lo normal (a los cambios de temperatura o alimentos ácidos…) y las encías un poco más delicadas. Los odontólogos son los responsables de recetar algún antiinflamatorio y se recomienda tomarlo antes de que se quite el efecto de la anestesia. no se receta siempre, depende de cómo haya ido el tratamiento.

También es recomendable hacer enjuagues de clorhexidina durante el tratamiento o el tiempo que indique el profesional. La clorhexidina es un antiséptico que ayuda a que la placa bacteriana no se acumule tan fácilmente en los dientes e inhibe el crecimiento de las bacterias presentes en nuestra cavidad oral.

El curetaje es el único tratamiento para eliminar el sarro subgingival. Cuando las bolsas periodontales son muy profundas, cuando hay dificultad para acceder a las raíces por poca visibilidad y no se puede eliminar el sarro correctamente es necesario hacer una cirugía llamada `raspados a cielo abierto` que explicado de una forma muy sencilla consiste en levantar las encías y raspar las raíces.

Nikole Vergara higienista IMQ dental AvenidaNikole Vergara Jiménez

Higienista en la clínica dental IMQ Avenida

 

+ No hay comentarios

Añadir uno