Dolor menstrual: molesto pero fácil de aliviar


El dolor menstrual –dismenorrea en términos médicos– condiciona la rutina de algunas mujeres. En la menstruación dolorosa se ha identificado una causa principal, que es el aumento de producción por el útero de unas sustancias llamadas prostaglandinas y el mecanismo responsable de estas molestias es la falta de vascularización del útero como consecuencia de la hipercontractilidad uterina. Un aspecto fundamental en la aparición del dolor es la presencia de ovulación, por este motivo no llega con la primera regla sino más tardíamente.

El dolor menstrual es más frecuente de lo que pueda parecer, ya que afecta a entre un 30 y un 50% de las mujeres. Es más habitual e intenso entre quienes no han tenido hijos y disminuye a medida que aumenta la edad, independientemente de que tengan o no descendencia. Añadir que en el 80 o 90% de los casos se manifiesta como un dolor que se repite cada mes y se presenta habitualmente 2 o 3 años después de la primera regla. Las mujeres lo describen como una presión sorda asociada a espasmos o calambres en el interior de la pelvis. Suele afectar a los dos lados, llegando a la región lumbar y en ocasiones a la parte alta de los muslos.

En los casos leves, el dolor dura un día; en los moderados, los síntomas se prolongan 2 o 3 días y solo ocasionalmente alteran la actividad cotidiana; en casos graves, dura entre 3 y 7 días, interfiriendo de manera notable con su actividad cotidiana y presentando, además, otros síntomas generales como vómitos, cansancio, cefalea y/o dolor en la región lumbar.

Tratamiento del dolor menstrual

En cuanto al tratamiento del dolor menstrual, a las mujeres con cuadros leves que no han iniciado actividad sexual, se les receta antiinflamatorios y no necesitan acudir al ginecólogo para someterse un examen genital. En cuadros moderados o severos o mujeres con actividad sexual se aconseja visitar al especialista, ya que éste llevará a cabo un examen pélvico completo, siendo deseable la realización de una ecografía. Apuntar que en algunas ocasiones el dolor puede ser un síntoma de enfermedades de la pelvis como la endometriosis, quistes ováricos, fibromas uterinos, complicaciones de una cirugía previa…

Como ya se ha dicho, en casi todos los casos, excepto en mujeres que deseen tomar anticonceptivos, se emplean antiinflamatorios que se mantienen entre 3 y 6 meses. La mayoría responden al tratamiento (70-90%) y su efecto comienza a notarse en 30-60 minutos, por lo que la falta de respuesta debe hacer sospechar de la existencia de un problema orgánico.

Advertir que el 25% de las adolescentes con dismenorrea toma menores dosis de antiinflamatorios de las recomendadas. Ésta puede ser una de las causas de que el tratamiento no surta efecto. Por último, es importante subrayar la necesidad de tranquilizar a la paciente porque la mayor parte de las molestias están relacionadas con ciclos ovulatorios y tienen buen pronóstico a medio plazo.

Mª Josefa Larraza ginecóloga IMQDra. Mª Josefa Larraza Zandueta
Especialista en Ginecología del Centro Médico IMQ-Zurriola-Donostia

+ No hay comentarios

Añadir uno