¿Es peor un resfriado en verano? Verdades y mitos sobre el catarro

Muchas personas piensan que el resfriado en verano es mucho peor que en invierno. Pero, ¿qué hay de verdad en esa creencia popular?

La verdad sobre el resfriado en verano

Según los expertos, los efectos del resfriado común no son peores en la época estival, sino que se trata de una percepción, es decir, es más psicológico que sintomático.

En realidad, el otoño es la principal estación de los resfriados y de la gripe debido a que los virus sobreviven mejor a las bajas temperaturas. Es en esta época cuando resfriarse es más habitual.

Precisamente por eso, el resfriado en verano se percibe como más grave, simplemente porque es menos común. Esto es lo que indica Ronald Eccles, profesor emérito de la Universidad de Cardiff en Reino Unido, del mismo modo que un estudio de la revista Health Psychology, que apunta en la misma dirección. Según este estudio, cuando una persona está sola y experimenta estrés físico, como pueda ser una enfermedad o dolor determinado, lo percibe como más intenso.

En base a esa premisa, cobra sentido que una persona con un resfriado en verano, que no puede seguir el ritmo de su familia y amigos en plenas vacaciones, sino que ha de permanecer en casa o incluso en la cama para recuperarse, tenga la percepción de que sus síntomas son más graves.

La diferencia entre resfriado y gripe

Cuando los síntomas sí son objetivamente mucho más graves, se puede estar ante una gripe. La diferencia entre resfriado y gripe radica en la intensidad.

La gripe presenta síntomas mucho más intensos y es más debilitante. Además puede provocar fiebre alta durante más de tres días, cosa que no suele suceder con un resfriado.

Otra diferencia es que la gripe llega súbitamente y puede durar una o dos semanas, mientras que el resfriado suele aparecer de forma más gradual y dura algo menos.

Hay algunos síntomas comunes de ambas enfermedades como son la congestión nasal, la mucosidad, los estornudos, la pérdida de apetito, la tos, el dolor de garganta y de cabeza. Además de eso y del cansancio y malestar general del resfriado, la gripe provoca otras molestias como fatiga, escalofríos y dolores musculares.

New call-to-action

Resfriado y cambio de temperatura

Con temperaturas que superan los 30 grados puede parecer casi imposible contraer un resfriado en verano, pero al menos el 20% de los catarros se producen en esta época.

Los cambios bruscos de temperatura son la principal causa que alegan los neumólogos. Y estos cambios suelen estar relacionados con un mal uso del aire acondicionado.

Los principales causantes del resfriado en verano son los rinovirus. Al pasar del calor al frío y viceversa, el organismo está en alerta constantemente, lo que puede provocar una irritación de las mucosas nasales, que facilita la entrada de esos rinovirus.

Además, el aire acondicionado frío y seco, que a veces se pone incluso a temperaturas por debajo de 15 grados, puede interferir en los mecanismos naturales de defensa y por tanto, favorecer la acción de los virus.

Resfriado y cambio de temperatura también van acompañados en verano. Es más, los síntomas de catarros estivales, que son básicamente nasales, suelen durar un poco más. Así que es conveniente saber cómo prevenir el catarro y conocer remedios para el resfriado en verano.

Cómo prevenir el resfriado común

Es necesario hacer un buen uso del aire acondicionado para evitar un resfriado en verano.

La diferencia entre la temperatura en la calle y dentro de casa o la oficina no debe superar los 10 grados y para eso es recomendable no poner el aire acondicionado por debajo de 20. Esto es fácil de conseguir en casa o en un puesto de trabajo con poca gente, pero no lo es tanto en grandes oficinas u otros lugares donde no se puede controlar la temperatura como los transportes públicos. En esos casos, se recomienda llevar siempre una chaqueta o chal para poder abrigarse y evitar el resfriado en verano.

Algunas ideas para mantener una correcta humedad en el ambiente y prevenir este tipo de resfriados son:

  • Usar purificadores que renueven el ambiente y mantengan una correcta humedad para que no se resequen las mucosas y dé comienzo el proceso catarral.
  • Colocar cubitos de hielo en un bol para refrescar la estancia sin necesidad de abusar del aire acondicionado. De esta manera la habitación se refresca cuando se van descongelando y además, el agua ayuda a humidificar el ambiente y combatir la sequedad que conlleva la refrigeración.

Los mejores remedios para el resfriado en verano

Los especialistas aconsejan la prevención como medida para evitar el resfriado en verano. Sin embargo, si se ha contraído un catarro ya no hay más remedio que los remedios, o tratamiento médico si los síntomas perduran o perjudican mucho al afectado.

Muchos de los remedios para los resfriados en invierno también se pueden aplicar a los de verano, pero hay algunos especialmente recomendables para estos últimos, como son:

  • Descansar: aunque en verano se suelen hacer muchas más actividades al aire libre, es recomendable parar el ritmo para recuperarse de un buen resfriado. Hay que asegurarse de descansar mucho y dormir bien para reponer fuerzas.
  • Hidratarse: Especialmente si se trata de un resfriado en verano, beber mucha agua es importante. Al menos es necesario beber 1,5 litros de agua. También es recomendable evitar, en la medida de lo posible, bebidas que aumentan la deshidratación como las energéticas, el alcohol o el café.
  • Nutrirse: Para recuperarse de un resfriado es importante que la ingesta de vitaminas y minerales sea abundante. Se recomiendan especialmente los nutrientes con aportes de hierro, zinc y vitamina C.

Rosario Cal Montes
Especialista en Medicina General del Centro Médico IMQ Colón

+ No hay comentarios

Añadir uno