Pros y contras de las infiltraciones

El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar afectado. El uso más común es en las articulaciones inflamadas, que pueden deberse a diversos trastornos, y su función es eliminar o reducir de una forma rápida dicha inflamación y el dolor que ello pueda causar. Las infiltraciones permiten que el medicamento vaya directo al tejido que se quiere tratar, con un resultado más rápido y duradero, evitando los efectos secundarios sistémicos de los medicamentos que se administran por vía oral o intramuscular si bien conviene recalcar que a pesar de aliviar el dolor y disminuir la hinchazón, no curan.

Las infiltraciones se pueden realizar en todas las articulaciones; en aquellos procesos que tienen dolor puntual, y no zonal. Se utilizan sobre todo en las grandes articulaciones como rodillas y hombros, siendo además estas zonas las menos dolorosas dado que al ser cavidades mayores la introducción del líquido se tolera mejor. Además, se puede utilizar anestesia local aunque no son especialmente dolorosas en manos expertas.

Normalmente se realizan en consulta, pero en algunas articulaciones que son más profundas se realizan en quirófano de forma ambulatoria para usar el intensificador de rayos X para tener la certeza de que se está dentro de la articulación. Ocasionalmente, se puede usar la ecografía, pero esta técnica no es válida para infiltrar en la columna.

Seguro salud - Activa

¿Qué sustancias se emplean en las infiltraciones?

Tradicionalmente las sustancias que se infiltraban eran la anestesia y los corticoides, pero actualmente hay otros productos beneficiosos que se aplican a través de infiltraciones y que tienen efectos muy positivos. Hablamos concretamente del ácido hialurónico y del plasma rico en factores de crecimiento.

En lo que a las infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento se refiere, cabe recordar que la articulación es un espacio avascular, es decir, no hay vasos sanguíneos, y la nutrición del cartílago es a partir del líquido sinovial. Por lo tanto, la capacidad de los factores de crecimiento que existe en las membranas de las plaquetas de favorecer el crecimiento del tejido donde se infiltra solo puede desarrollarse en un contexto de aporte sanguíneo y este no es la articulación.

Por otra parte, el ácido hialurónico tiene dos mecanismos de actuación, uno biológico – al ser uno de los componentes del cartílago-, y otro físico -debido a que es un  mucopolisacarido, esto es una sustancia gelatinosa, que engrasa la articulación-. Si engrasamos se irrita menos y se genera menos dolor, y además roza menos y por lo tanto se desgasta menos, alargando la vida de la articulación.

El usar uno u otro fármaco va a depender de cada caso.

¿Cuándo se recomienda el uso de infiltraciones?

Las indicaciones de las infiltraciones son básicamente dos:

  • Alivio del dolor puntual intraarticular  o en la zona de inserción tendinosa en los dolores puntuales. Se infiltran corticoides y plasma rico en factores.
  • Condoprotección (conjunto de acciones dirigidas a prevenir, retrasar o reparar las lesiones degenerativas de la articulación). Sería intraarticular y se infiltraría ácido hialurónico o plasma rico en factores de crecimiento. Actualmente, se están publicitando en gimnasios y revistas de fitness sustancias orales para este cometido, pero es más razonable y menos agresiva la infiltración, pues se coloca la sustancia y cantidad justa en el lugar exacto donde se necesita. Hay que tener en cuenta que la vía de administración oral es global.

El efecto de las infiltraciones dura de tres semanas a un mes y medio y si no se corrige la causa que produce el dolor, las molestias pueden volver. En ese caso, es posible repetir la infiltración hasta tres veces al año.

Dr. Antón Arrien
Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica de las Clínicas IMQ Zorrotzaurre y Virgen Blanca y del Centro Médico IMQ Colón

+ No hay comentarios

Añadir uno