La gripe y el resfriado: cómo diferenciar y poner remedio


La gripe y el resfriado son infecciones de las vías respiratorias producidas por virus. Ambos cuadros son autolimitados, es decir, se curan solos -sin antibiótico- en unos días. A veces resfriado y gripe pueden ser difíciles de distinguir, pero la evolución esperable es siempre buena.

El resfriado o catarro suele cursar con taponamiento nasal, dolor de garganta, lagrimeo, tos e incluso algo de fiebre. Puede darse varias veces al año y no hay vacuna.

La gripe, en cambio, aparece bruscamente con fiebre alta, dolor de cabeza, molestias musculares y articulares, malestar general, decaimiento y tos. También puede haber dolor de garganta y secreción nasal. Frente a ella sí hay vacuna y es segura y eficaz aunque su cobertura no llega al 100%. El diagnóstico se realiza al analizar este cuadro de síntomas: si es en época de epidemia nos hace sospechar.

Excepcionalmente, la gripe se puede complicar, especialmente en personas pertenecientes a los grupos de riesgo de cualquier edad y en menores de 2 años y mayores de 65. La tasa de ataque anual de la gripe es del 5% a 10% en adultos, y del 20% a 30% en niños.

Tratamiento de la gripe y el resfriado

El tratamiento de la gripe y el resfriado permite aliviar los síntomas. Como recomendaciones generales:

  • Procurar beber líquidos (el mejor, agua) siempre que se tenga sed.
  • Si hay fiebre, no debemos acudir al trabajo o al colegio hasta haber pasado 24 horas sin fiebre sin tomar medicamentos para bajarla.
  • Según los síntomas, en la farmacia nos aconsejarán el tratamiento más adecuado y específico. En general, está indicado el paracetamol.

En caso de gripe, además, conviene hacer reposo.

Los remedios “de la abuela” como los zumos o la leche con miel y limón, son también adecuados si nos reconfortan. Como hemos explicado, tanto gripe como resfriado se van a curar sin que hagamos nada para ello.

Vías de contagio y prevención de la gripe y el resfriado

En la gripe y el resfriado los virus se contagian con facilidad por el aire, al toser y estornudar, y también al tocar superficies contaminadas con secreciones.

Por eso es importante toser y estornudar en pañuelos desechables o sobre el antebrazo y no en la palma de la mano ya que de esta pasan a los objetos que tocamos y así nos contagiamos también. Por este mismo motivo, hay que lavarse a menudo las manos con agua y jabón, o utilizar los geles desinfectantes que no necesitan aclarado. Asimismo, es fundamental ventilar bien los espacios comunes.

En el caso de la gripe, la medida preventiva más eficaz es la vacuna, especialmente indicada en los grupos de riesgo y en los trabajadores esenciales para la sociedad como cuerpos de bomberos, policía, protección civil y personal sanitario. En el caso de estos últimos, con ello también se consigue evitar la posibilidad de contagiar a pacientes de riesgo tan frecuentes en una consulta como embarazadas y personas con obesidad.

Este año, la gripe está teniendo una elevada incidencia en el hemisferio sur, por lo que debemos hacer especial hincapié en la utilidad de vacunarse.

Blanca Usoz Medicina de Familia IMQ

Dra. Blanca Usoz
Especialista en Medicina de Familia de IMQ

1 comment

Añadir uno
  1. 1
    10 beneficios del sexo para tu salud - Canal Gaztea | Grupo IMQ

    […] Las personas sexualmente activas enferman mucho menos ya que el sistema inmunológico se ve reforzado generando más anticuerpos que alguien que no practica sexo. Nuestro cuerpo está así más protegido contra los virus y los gérmenes. Un estudio reveló que las personas que practicaban sexo de forma habitual, al menos una o dos veces por semana, tenían los niveles de inmunoglobulina A -parte indispensable de las defensas del organismo- un 30% más altos que las personas que no lo practicaban. Esto suponía que su sistema inmunológico estaba fortalecido y, por lo tanto, mejor preparado para evitar enfermedades como catarros y resfriados. […]

+ Leave a Comment