¿Son más sanas las bebidas vegetales que la leche?

Las bebidas de origen vegetal (elaboradas a partir de soja, arroz, almendras…) dejaron ya hace tiempo de ser una rareza en los estantes de los supermercados y cada vez más personas las incorporan a su dieta diaria, sustituyendo el consumo de leche, en la creencia de que son más sanas. Pero, ¿es realmente más saludable el consumo de leche de soja, almendra o arroz que el de la leche de vaca de toda la vida?

En primer lugar, es necesario aclarar que este tipo de bebidas vegetales nada tienen que ver en su composición con los lácteos, por lo que no son realmente leches pese a la costumbre de llamarlas así.

En segundo lugar, es importante dejar claro que el consumo de bebidas vegetales no es más sano que el de la leche. Hay que tener en cuenta que, en función del tipo que se consuma, puede aportar más calorías que un lácteo por tener un mayor contenido de azúcares.

Beneficios de consumir lácteos

El consumo de productos lácteos (leche, yogures, quesos…) nos aporta proteínas de alto valor biológico, es decir, proteínas que nuestro organismo puede utilizar para regenerar, reparar  y  formar tejidos. En el caso de las proteínas vegetales el valor biológico de las mismas es menor.

Asimismo, en el caso de los lácteos se aprovecha el 98% de lo que ingerimos mientras que las proteínas vegetales tienen una biodisponibilidad menor, de alrededor del 65%.

Otro de los beneficios de la leche y sus derivados es que proporcionan una gran cantidad de micronutrientes, es decir, minerales (calcio, fósforo…) y vitaminas (del grupo B, A, D..). Finalmente, los productos lácteos favorecen una buena distribución de la microbiota intestinal (las bacterias que tenemos de manera natural en el intestino y que son beneficiosas para el funcionamiento de nuestro organismo).

Seguro salud - Activa

¿Cuántos lácteos conviene consumir?

Una vez tenemos claras las ventajas que nos aporta el consumo de lácteos es importante hacerlo en la cantidad adecuada. En este sentido, es recomendable la ingesta de entre 2 y cuatro raciones diarias.

Para hacer el cálculo hemos de tener en cuenta que una ración es equivalente a un vaso de 200 mililitros de leche, dos yogures o 40-50 gramos de queso.

¿Puedo consumir leche si soy intolerante a la lactosa?

En casos concretos de intolerancia a la lactosa es mejor consumir leche sin lactosa que sustituir su consumo por bebidas vegetales. Además, si la intolerancia no es grave se debe mantener el consumo de yogures y queso puesto que su contenido en lactosa es menor y se suelen tolerar bien.

En el caso concreto de los yogures encontramos bacterias que contienen lactasa (la enzima que digiere la lactosa) por lo que habitualmente son bien tolerados. Hay que tener en cuenta que mantener el consumo de estos es beneficioso para evitar agravar la intolerancia a la lactosa. La intolerancia empeora si no exponemos a nuestro organismo a ningún producto que tenga lactosa puesto que al no necesitar nuestro organismo la enzima lactasa deja de producirse.

Nerea Gil Guía Endocrinología IMQNerea Gil
Especialista en Endocrinología de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno