Los mejores deportes para asmáticos


El asma es el problema respiratorio más extendido y a menudo dificulta la práctica deportiva. Ello no significa que debamos renunciar al deporte de manera tajante. De hecho, muchos deportistas con asma pueden competir con el entrenamiento y la medicación adecuados. En este sentido, cabe considerar como mejores deportes para asmáticos la natación, el esquí de pista, el béisbol, el rugby, la gimnasia y el atletismo (carreras de velocidad, salto de obstáculos…).

Por el contrario, los deportes menos recomendables para asmáticos son los de resistencia, como correr trayectos largos y el ciclismo, así como aquellos que requieren un gasto energético importante durante un periodo de tiempo prolongado, como el fútbol y el baloncesto. Esto es especialmente relevante para las modalidades que se practican en condiciones de frío, como el esquí de travesía o el hockey sobre hielo.

Consejos para evitar los ataques de asma

Cuando se produce un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y el revestimiento se inflama. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar, generando sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos. En ocasiones, el deporte desencadena estos episodios. La mayoría de las veces empiezan poco después de dejar de hacer ejercicio, aunque algunas personas pueden tener síntomas antes incluso de empezar a sudar.

Plan de entrenamiento para corredores

Basta, no obstante, con seguir una serie de consejos para disminuir o evitar los ataques de asma:

  • El aire frío o seco puede provocar estos episodios. Por tanto, si se hace ejercicio en estas condiciones, se debe respirar a través de la nariz y cubrir la boca con una bufanda o máscara.
  • Evitar la práctica de deporte cuando el aire esté enrarecido o contaminado.
  • No acercarse a campos y áreas donde se haya cortado el césped recientemente.
  • Para entrar en calor, hay que caminar o practicar el deporte lentamente antes de incrementar el ritmo; cuanto más se haga, mejor. Y lo mismo para recuperarse.

Fármacos para asmáticos

Los fármacos deben administrarse antes de comenzar. Dependiendo del tipo de medicación se hace de diferente manera: los beta-agonistas inhalados de acción corta o alivio rápido se toman de 10 a 15 minutos antes del ejercicio y su efecto dura unas 4 horas.

Por su parte, los beta-agonistas de acción prolongada se deben usar por lo menos 30 minutos antes y pueden ayudar hasta 12 horas. No obstante, conviene tener presente que usar este medicamento todos los días lo hará menos eficaz con el tiempo.

Medicina_Deportiva_IMQ_Zorrotzaurre

Dr. Pablo Aranda
Especialista en Medicina Deportiva de IMQ Zorrotzaurre

+ No hay comentarios

Añadir uno