Picaduras de mosquitos en verano


Como bien puede atestiguar nuestra piel durante estos meses, la incidencia de las picaduras de mosquitos es mayor en la época de primavera-verano. ¿Los principales motivos? Pasar más tiempo al aire libre y la ropa más ligera que vestimos nos exponen a ello.

A su vez, hay que destacar que el ciclo vital de algunos artrópodos (animales invertebrados) coincide con estas estaciones. Suelen darse el festín al amanecer y anochecer, aunque con una serie de precauciones se puede evitar este tipo de banquetes a nuestra costa o paliar los molestos picores.

¿Por qué algunas personas sufren más picaduras de mosquitos?

No hay una regla fija que explique por qué unas personas sufren más picaduras de mosquitos que otras. Se piensa que los mosquitos pueden guiarse por el olor –sudor, ciertos jabones y perfumes–, el color de la piel, nuestra edad, el estado de salud…, junto con una gran cantidad de factores que desconocemos.

picaduras de mosquitosLos mosquitos se sienten atraídos por estímulos visuales como el movimiento y los colores de la vestimenta. También por factores térmicos, por lo que prefieren ciertas partes del cuerpo como cara y extremidades. Eso sí, se sabe que los niños son más proclives a las picaduras de mosquitos, sobre todo, si tienen una piel muy sensible.

Provocadas por animales marinos o terrestres, los artrópodos son los responsables de la mayor parte de las picaduras fuera del agua. Dentro de esta variedad, los más conocidos son los mosquitos (hembra), las pulgas, abejas, avispas, etc.

En el momento de picarnos, los mosquitos muerden la piel humana e inyectan su saliva, que contiene varias proteínas que impiden que la sangre se coagule y permiten, a su vez, que ésta fluya a la boca sin interrupciones. Así, muchas de estas proteínas pueden provocar reacciones en nuestro sistema inmunológico, incluyendo las de tipo alérgico.

¿Cómo actuar si nos pica una abeja o avispa?

Las picaduras de abejas y avispas (que pertenecen a la misma familia, aunque las primeras pierden el aguijón al picar) son más dolorosas y también más frecuentes en primavera y verano, ya que hay más polen. A la hora de extraer el aguijón, debe hacerse con delicadeza para no extender el veneno; se puede intentar con una aguja, desprendiéndolo con sumo cuidado. A su vez, es muy importante acudir a un servicio de urgencias en caso de sospecha de reacción alérgica.

Cuidados en el mar

Es frecuente encontrar entre los bañistas de mar erupciones por contacto con anémonas y, en los últimos años, medusas. Las células urticantes presentes en los tentáculos provocan lesiones en forma de habón, de un picor muy intenso y que pueden reactivarse posteriormente.

Es importante lavar la zona con agua salada durante varios minutos, aplicar frío local y extraer con pinzas los restos de tentáculos si los hubiese. Asimismo, se recomienda no nadar en zonas donde se sospeche de su presencia, utilizar prendas protectoras de neopreno o productos comercializados con extracto de plancton que las repelen.

A pesar de esta gran variedad de enemigos para nuestra piel, las manifestaciones de las picaduras son muy similares: una inflamación local en el punto de inoculación y un picor cuya intensidad varía mucho dependiendo de las personas.

Un problema añadido es la posibilidad de que los mosquitos transmitan otras enfermedades, como ocurre en algunos países tropicales.

Librarse de los insectos

Es difícil prevenir el ataque de los insectos. Habitualmente, se utilizan repelentes, bien en forma de cremas o lociones, e insecticidas en aerosol o en difusor eléctrico, pero la efectividad total no está garantizada.
Respecto a las avispas y abejas, la mejor prevención para mantenerlas alejadas es no vestir con colores vivos ni perfumarse. Y mucho cuidado con caminar descalzos por un jardín en el que haya flores.

Pulgas y animales domésticos

Un tipo de picadura bastante frecuente, sobre todo en entornos rurales y entre quienes tienen animales domésticos en casa, es la que provocan las pulgas. Una recomendación importante consiste en protegerse la piel antes de proceder a lavar al perro, así como utilizar polvos desinfectantes en casas de campo.

Si pese a todo no podemos evitar sus picaduras, untar pomada con corticoides en caso de que sean muy dolorosas.

Dra. María José Calderón Especialista en Dermatología de IMQ

 

 

Dra. María José Calderón
Especialista en Dermatología de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno