Traumatismos dentales en la infancia

Los traumatismos dentales son muy frecuentes entre la población infantil y juvenil. Afectan a entre un 20% y un 50% de niños y adolescentes, siendo los incisivos centrales superiores los dientes más comúnmente dañados. En la actualidad, son la segunda causa de demanda de atención dental en niños después de la caries.

Las caídas al correr en el patio, los choques en juegos infantiles o contra objetos, accidentes de bicicletas o patinetes, deportes como el kárate, fútbol o baloncesto, suelen ser las causas más frecuentes de accidentes en niños y, en consecuencia, de los traumatismos dentales. Además, existen algunos factores que aumentan la probabilidad de sufrir traumatismos dentales. Entre estos factores encontramos el resalte aumentado, o inclinación hacia afuera de los incisivos superiores, la falta de cierre labial, trastornos de hiperactividad…

Todas las lesiones traumáticas, bien sean en dentición temporal o permanente, son importantes y debe realizarse un correcto diagnóstico, tratamiento y seguimiento tanto clínico como radiográfico de todas ellas. Por ello, es importante la visita al dentista lo más inmediatamente posible y las revisiones de control posteriores. Además, te indicarán algunas recomendaciones y cuidados importantes para una evolución favorable.

IMQ DENTAL

Dentro de las diferentes lesiones dentales podemos encontrar:

  • Fracturas: que pueden afectar al esmalte, o al esmalte y la dentina del diente. Estas últimas pueden presentar afectación del nervio.
  • Luxaciones: se trata del desplazamiento del diente dentro de su propio alveolo (con una dirección intrusiva, extrusiva o lateral) y con aumento de la movilidad.
  • Avulsión: consiste en la salida completa del diente de su alveolo.

Secuelas de los traumatismos dentales

Como consecuencia de los traumatismos dentales, cualquiera que sea su índole, pueden aparecer una serie de secuelas entre las que podemos distinguir:

  • alteraciones estéticas, como el cambio de color del diente, (que puede variar desde una tonalidad más amarilla hasta el color negro),
  • movilidad,
  • riesgos de infección y/o formación de un flemón,
  • alteraciones de la función,
  • modificaciones de la oclusión
  • episodios de dolor

Estos efectos, pueden aparecer inmediatamente tras el traumatismo o mucho tiempo después, incluso pasados algunos meses o años.

Las revisiones periódicas permitirán diagnosticar cuadros infecciosos silentes, controlarlos y prevenir su potencial lesivo. Cabe apuntar que muchas de estas lesiones no pueden verse, o preverse, en la exploración realizada inmediatamente después del traumatismo, y es frecuente que en una primera exploración parezca no haber lesiones.

Los traumatismos en dentición temporal pueden afectar a la dentición permanente. Los dientes temporales tienen su raíz muy cerca de los dientes definitivos en formación, y es por eso, que cuando se produce un traumatismo en la dentición temporal este mismo traumatismo puede afectar a la dentición definitiva que se está desarrollando. Por eso, es importante el seguimiento, clínico y radiográfico, del paciente hasta que el diente permanente haya erupcionado.

Las secuelas en el diente permanente aparecerán, o se harán visibles, en el momento de la erupción del mismo. Estos efectos secundarios pueden englobar diferentes patologías como: cambios en el color del diente, lesiones y/o manchas en el esmalte, una posición anómala del diente permanente, un retraso o alteración en su erupción, un defecto en la forma dental…

La verdad es que muchos dientes definitivos pueden ser salvados si sabemos cómo actuar después de un golpe. Y es importante recordar algunas pautas sencillas.

¿Qué hacer si se rompe el diente?

  1. Busca el trocito de diente, este puede ser pegado. Será la mejor forma para devolver una bonita estética y una adecuada función al diente.
  2. Busca atención odontológica, lo más rápido posible, para poder realizar el mejor diagnóstico y tratamiento del traumatismo. Las radiografías indicarán si existe lesión en la raíz y/o ligamento.

¿Qué hacer si el golpe provoca la avulsión dental?

  1. Si el diente ha salido por completo de la boca, lo primero que haremos será buscarlo. Cuando lo encuentres, cógelo por la corona. Nunca por la raíz.
  2. Si el diente no está limpio, lo lavaremos bajo un chorro de agua durante unos 10 segundos. Nunca se debe frotar o secar.
  3. Vuelve a colocar el diente en su sitio dentro de la boca y aprieta con una servilleta o un pañuelo. Si no puedes recolocarlo, introduce el diente en un vaso con suero fisiológico, leche, saliva (del traumatizado) o colócalo entre tus dientes y mejillas. En el caso de los dientes de leche, no se debe reimplantar o recolocar el diente en su alveolo para no dañar el diente definitivo.
  4. Lo ideal para poder salvar tu diente es acudir al dentista antes de una hora o buscar atención profesional en un plazo máximo de dos horas. Es crucial el tiempo transcurrido entre el traumatismo y el reimplante, así como el medio de transporte.

Iciar Saez
Odontóloga de IMQ Dental Avenida

+ No hay comentarios

Añadir uno