¿Por qué es recomendable que los niños practiquen natación a una edad temprana?

Nadar aporta numerosos beneficios para niños y niñas desde que son pequeños. La natación es un deporte muy completo, y como todo ejercicio físico, supone ventajas a muchos niveles, pero, además, nadar desde edades tempranas conlleva aspectos muy positivos a nivel de desarrollo. Empezar a familiarizar a nuestro hijo o hija al medio acuático desde pequeño es muy recomendable por diversas razones.

Estiramientos y deporte ¿te beneficia estirar?

Una de las actividades deportivas más comunes es correr. Mucha gente piensa que basta con ponernos unas zapatillas de deporte y salir a la calle, pero en realidad es más que eso. Hay que entrenar para correr. Hay que trabajar ejercicios de fuerza para mejorar nuestra masa muscular, ejercicios cardiovasculares para mejor nuestra capacidad y rendir mejor, etc. La preparación previa a la carrera y la relajación posterior es algo que tenemos que tener en cuenta, ya que son dos pilares esenciales.

Los primeros dientes de tu bebé: 6 cosas que deberías tener en cuenta

¿Cuándo salen los primeros dientes? Es una de las dudas habituales de los padres y madres primerizos. Habitualmente, comienzan a aparecer entre los 6 y los 12 meses de vida, empezando por los incisivos centrales inferiores. Aun así, no es una regla estricta y puede que tarden más en salir o que los primeros dientes sean otros. De hecho, algunos niños no comienzan a tener dientes hasta cumplir el primer año de vida, sin que eso implique ningún problema. Una vez aparecen, el crecimiento de la dentadura avanza de forma paulatina y normalmente se completa alrededor de los 3 años.

Cómo diferenciar la rinitis alérgica de un resfriado común

Los síntomas característicos de la rinitis alérgica son la rinorrea acuosa (mocos muy líquidos), los estornudos, picor de nariz, picor de ojos y en ocasiones conjuntivitis. Es distinto a un resfriado común en que los mocos en este caso suelen ser más espesos, en que el resfriado común no suele evolucionar en crisis y no se suele acompañar de los picores característicos de nariz y ojos ni de ataques de estornudos numerosos. Por otro lado, un resfriado común puede evolucionar con fiebre, la cual no debería de aparecer en una crisis alérgica.