<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Alimentación para unos dientes sanos

Alimentación para unos dientes sanos
Dr. Javier Palacios
Odontólogo en la clínica IMQ Doña Casilda

Cuando se habla del cuidado de la boca, toma protagonismo la higiene oral, pero también se debe incidir en la importancia de la alimentación
para unos dientes sanos. Así, existen una serie de alimentos que nos
permiten fortalecer nuestros dientes y encías, sin olvidar que, en
cierto modo, combaten las bacterias que se acumulan en la placa dental.
En concreto, son todos aquellos que llevan en su composición las
vitaminas C y A, flúor y calcio.

Frutas como la naranja, el limón,
el pomelo y otras similares cuidan las encías y nos ayudan a prevenir
la gingivitis y la periodontitis. Eso sí, debemos moderar su consumo ya
que también poseen ácidos que pueden afectar al esmalte de los dientes
haciéndolos más susceptibles al desarrollo de caries y a erosiones o
desgastes.

Por otro lado, alimentos ricos en flúor, como son la zanahoria, el plátano, la manzana, fresas o uvas contribuyen a minimizar el riesgo de padecer caries. Suponen un suplemento de flúor extra al que podemos recibir por la ingesta de aguas fluoradas –de la red pública- en determinadas localidades de nuestro territorio. En aquellas no dotadas de este compuesto podemos complementarlo con el consumo de aguas minerales que lo lleven en su composición. Asimismo, los pescados azules también suponen una fuente extra de flúor.

El calcio
es otro componente fundamental para el desarrollo de unos dientes sanos
y la adecuada mineralización de los huesos de los maxilares. La leche y
todos sus derivados lo aportan en la alimentación. Al respecto, señalar
que para que se asimile el calcio hace falta la vitamina D, presente en
los huevos y la leche. También el magnesio que aportan alimentos como
los frutos secos o el germen de trigo. Por último, es importante
recordar que todos los alimentos que necesitan ser bien masticados, como
las carnes, el pan o las manzanas, estimulan la secreción de saliva, un
proceso muy importante ya que aporta sustancias defensivas para
prevenir las enfermedades orales. Además, la masticación favorece la
autolimpieza de la cavidad bucal.

Alimentos desaconsejables para unos dientes sanos

En
cuanto a los alimentos que son desaconsejables, se deben evitar todos
aquellos que favorecen un ambiente ácido en la boca y participan en la
degradación de los dientes. Como es de sobra conocido, es vital limitar
el consumo de azúcares. Los dulces en forma de golosinas, al ser más
pegajosos, se adhieren a la superficie de los dientes y el efecto nocivo
del azúcar sobre los mismos dura más tiempo. En este apartado podemos
incluir también las harinas refinadas (presentes en la bollería y las
galletas) y el almidón (patatas, arroz, pasta…), cuyo contacto con la
saliva provoca una mayor acidez en la boca y, por tanto, favorece el
desarrollo de caries.

Otro problema estético es la aparición de
manchas o el oscurecimiento de los dientes que generan bebidas con altas
cantidades de colorantes artificiales. Tendremos que aprender a
fijarnos en el etiquetado de los envases. Asimismo, algunos alimentos
naturales consumidos en exceso, como la remolacha, lo pueden ocasionar.

Cuidado con los refrescos ‘light’ y el alcohol

Algunos
refrescos, pese a disminuir su contenido en azúcares, siguen
manteniendo sus tasas de componentes ácidos, con lo que deterioran el
esmalte de los dientes. Tomarlos con una pajita o evitar removerlos en
la boca –gesto que con frecuencia hacen los niños- puede minimizar su
efecto nocivo si los consumimos en exceso. Su contenido en colorantes
también favorece el oscurecimiento de los dientes. Además, hay que
evitar consumirlos por la noche, ya que en ese momento disminuye la
formación de saliva, la cual contiene elementos que neutralizan su
acidez erosiva.

Otras bebidas como cervezas y cavas llevan ácidos
que pueden erosionar el esmalte. El consumo elevado de alcohol en
general ocasiona sequedad oral, que favorece un entorno óptimo para la
aparición de enfermedades orales.

Saber más sobre

Artículos relacionados

¿En qué consiste el blanqueamiento dental? Procedimiento, precio y duración
La búsqueda de la sonrisa perfecta se ha convertido en una obsesión para muchas personas. Ya no es ...
Artículo 2 min
¿Qué incluye un seguro dental?
Cada vez son más las personas que se interesan por tener una boca perfecta. No solo se trata de ...
Artículo 3 min
Factores de riesgo en la salud bucodental
Un factor de riesgo es una situación en la que aumenta la probabilidad de una persona de contraer ...
Artículo 3 min
Periodontitis y COVID-19: el cuidado de tus encías como factor protector
El coronavirus SARS-CoV 2 es el responsable de la enfermedad COVID-19, una infección del tracto ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable