<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Cuidado de los pies: Neuromas de Morton

Cuidado de los pies, Neuromas de Morton
Dra. Inés Burutarán
Traumatóloga en la Unidad de Pie del Centro IMQ Zurriola

El Neuroma de Morton es una frecuente causa de dolor en el antepié. Se trata de una metatarsalgia de origen neuropático que afecta a un nervio interdigital del pie. La mayoría de las veces ocurre por una compresión repetitiva o inadecuada de dicho nervio a nivel plantar, concretamente, en el espacio intermetatarsal.

En un 75-80% de los casos los neuromas se localizan en el tercer espacio intermetatarsal afectando al 3º y 4º dedo del pie, en este caso se denomina Neuroma de Morton; más raramente el neuroma se desarrolla en el segundo espacio intermetatarsal afectando al 2º y 3º dedo del pie, y muy rara vez en el primer espacio. En aproximadamente uno de cada cinco pacientes el neuroma aparece en ambos pies.

Su prevalencia es del 30%, siendo su incidencia en las mujeres 6-18 veces mayor que en los hombres, y afectando más frecuentemente a la población de entre 15 y 50 años.

La causa principal es la compresión anormal y repetitiva del nervio contra el ligamento intermetatarsal y/o contra las cabezas de los metatarsianos mientras andamos, corremos o simplemente estamos de pie.

Las personas con riesgo de padecer esta patología son aquellas que tienen deformidades del pie como juanetes, dedos en garra... personas con alteraciones biomecánicas al caminar o personas con sobrepeso o con hiperlaxitud ligamentosa. Así mismo, el uso de calzado inadecuado y la práctica de deportes como correr o bailar que someten a los pies a impactos repetitivos, así como los deportes que implican el uso de zapatos ajustados como el esquí alpino, esquí de fondo o escalada en roca, son también factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad.

¿Cómo se detecta?

Esta enfermedad generalmente no muestra signos externos. Inicialmente los síntomas aparecen de forma gradual, primero de forma ocasional al usar zapatos de horma estrecha o tras periodos de actividad intensa, por ejemplo. Más tarde los síntomas se pueden hacer persistentes y durar días, semanas e incluso años, el dolor se intensifica al estar mucho tiempo de pie o al realizar algunas actividades deportivas como caminar, correr o bailar.

El neuroma puede presentarse como un dolor agudo similar a una descarga eléctrica o como una sensación de quemazón en la parte delantera del pie que se irradia hacia los dedos. El dolor cesa temporalmente al quitarse los zapatos, flexionar los dedos o masajear el pie. También puede haber una sensación de caminar sobre una piedra o tener sensación de tener una arruga en un calcetín. Otras veces, puede sentirse hormigueo o entumecimiento de los dedos de los pies.

Además de la exploración clínica, los neuromas pueden visualizarse por medio de la ecografía y de la resonancia magnética.

Para prevenir esta patología hay que identificar los factores de riesgo y tratar de minimizarlos o compensarlos.

IMQ seguros de salud más comprometidos que nunca

Tratamiento

Una vez se haya diagnosticado el neuroma se debe iniciar un tratamiento conservador ya que puede resultar efectivo hasta en el 70% de los casos. Inicialmente se recomendará un calzado amplio y con tacón no mayor de 2,5 cm, una plantilla ortopédica con descarga retrocapital y de control de otros aspectos biomecánicos si fuera necesario. Si la clínica no remite, se podrán practicar dos o tres infiltraciones cortico-anestésicas en los espacios afectados, y si a pesar de esto persiste la sintomatología se procederá al tratamiento quirúrgico.

Técnicas

Existen múltiples técnicas quirúrgicas para el tratamiento del neuroma de Morton, pero fundamentalmente consisten en resecar el neuroma o en descomprimir el nervio afecto. La descompresión o neurolisis del neuroma mediante la sección del ligamento intermetatarsiano se puede hacer mediante técnica abierta, percutánea o endoscópica y es eficaz en un alto porcentaje de pacientes cuando el neuroma se localiza en el tercer espacio.

Se trata de una cirugía simple, en la que mediante una pequeña incisión dorsal sobre el pie se realiza una sección del ligamento intermetatarsiano. La resección o extirpación del neuroma es un tratamiento más agresivo y puede dejar secuelas como la anestesia de los dedos o la aparición de neuromas de amputación, está indicado fundamentalmente en caso de grandes neuromas o neuromas de otros espacios que no responden a tratamiento conservador.

Saber más sobre

Artículos relacionados

Cuándo operar las cataratas
La cirugía de cataratas es la intervención quirúrgica más practicada y, quien más quien menos, ...
Artículo 2 min
Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué ...
Artículo 3 min
Síntomas y causas del colesterol alto: ¿cómo prevenirlo?
Las alteraciones del metabolismo relacionadas con los lípidos –conocidas como dislipemias y que ...
Artículo 3 min
Pros y Contras de las Infiltraciones | ¿Cuándo son recomendables?
El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable