Codo de tenista: qué es y cómo evitarlo

El llamado codo de tenistaepicondilitis en términos médicos–es una lesión de los músculos y tendones en la cara lateral externa del codo, que procede de esfuerzos o movimientos repetitivos de los dedos y la muñeca. Se caracteriza por un dolor localizado y es bastante habitual. La puede padecer entre un 1% y un 3% de la población y es más frecuente en hombres que en mujeres.

Por lo general, el codo de tenista afecta a personas con una edad entre 30 y 50 años acostumbradas a coger pesos o a realizar movimientos repetitivos, profesionales que trabajan con las manos, como masajistas o mecánicos, con el ratón del ordenador, o en el caso de deportistas aficionados.

El grado de gravedad de esta lesión puede ir desde una simple inflamación de los tendones musculares de esta zona del codo hasta la aparición de desgarros o roturas.

Diagnóstico y tratamiento del codo de tenista

El único síntoma que aparece es un dolor agudo en esa zona del brazo al extender la muñeca y al ejercer presión en esta zona. Aumenta al coger peso y también al realizar movimientos con la muñeca y con las manos.

Hay que evitar las actividades que produzcan dolor y también puede ayudarnos el empleo de hielo. Si el dolor es muy intenso o no cede con las medidas anteriormente citadas, es importante acudir lo antes posible a consulta para que pueda ser diagnosticada la lesión. De lo contrario, se puede agravar con lo que se dificulta su curación.

New Call-to-action

Siempre hay que empezar por los tratamientos menos agresivos. En primer lugar, se recomienda:

  • reposo del antebrazo,
  • colocación de frío
  • antinflamatorios aplicados de forma local o por vía oral
  • bandas elásticas.

En cuanto a la rehabilitación se recurre a la fisioterapia y la electroterapia. Si todo lo anterior falla, se usan infiltraciones que pueden ser de anestesia local y corticoides o plasma enriquecido. Las ondas de choque pueden ser un tratamiento alternativo.

Pasar por quirófano debe ser la última opción, a tener en cuenta sólo cuando no da resultado ninguno de los pasos anteriores.  La cirugía es excepcional, en contados casos se utiliza para este tipo de lesiones. En este campo se ha avanzado mucho para utilizar técnicas menos agresivas y se ha simplificado el tratamiento de los casos más rebeldes de esta patología. Además, hoy en día esta cirugía es bastante sencilla y poco dolorosa.

Prevenir el codo de tenista

Unos sencillos consejos pueden conseguir que no se llegue a desarrollar esta patología. Hay que evitar esfuerzos o movimientos repetitivos con la muñeca y la mano; en caso de notar molestias emplear frío local.

Para los deportistas, es recomendable usar coderas durante el ejercicio y guardar reposo ante sobrecargas.

En unos meses se puede curar

Por lo general, este tipo de lesiones se solucionan mediante tratamientos conservadores. En unos meses se puede curar y volver a la actividad que lo ha provocado. En todo caso, no está de más vigilar su evolución cuando se vuelve a la práctica deportiva o laboral.

Curiosamente a los tenistas de élite les afectan menos este tipo de lesiones que a los aficionados. Sólo un 5% de los casos está relacionado con jugar a este deporte. La mejora de los materiales –las raquetas han aliviado su peso al sustituir la madera por fibra de carbono– han servido para evitar estas lesiones.

Dr. Luis Socias
Especialista en Medicina Física y Rehabilitación de IMQ Ajuriaguerra

+ No hay comentarios

Añadir uno