<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Consejos para practicar natación durante el embarazo

Consejos para practicar natación durante el embarazo
Raquel Bernal
Matrona en IMQ

La natación es uno de los deportes más completos que existen: constituye un entrenamiento aeróbico de bajo impacto que mejora la fuerza y la resistencia de todos los músculos del cuerpo y que ayuda a quien lo practica a mantener un peso estable y un correcto funcionamiento cardiovascular y del aparato respiratorio, entre otros muchos beneficios.

Pero si combinamos las ventajas de la natación con el cuidado que requiere nuestro cuerpo durante el embarazo, la ecuación es perfecta por varias razones:

  • La flotabilidad del agua amortigua el peso corporal de las mujeres embarazadas, y eso se traduce en una mayor libertad de movimientos.
  • El agua impide realizar movimientos bruscos y minimiza el riesgo de lesiones.
  • Se relajan las zonas del cuerpo sobrecargadas por el peso de la gestante.
  • Aliviamos los dolores lumbares y fortalecemos las articulaciones.

Sin embargo, incluso aunque disfrutes de un embarazo sin complicaciones, es conveniente que tengas en cuenta determinados consejos para que puedas practicar este deporte de forma segura y saludable.

Qué hacer antes de empezar a nadar

Hay indicaciones que, si bien son extensivas a cualquier persona, resultan especialmente importantes para las mujeres embarazadas:

  • Es aconsejable que te des una ducha antes de entrar en la piscina o de bañarte en el mar para evitar cambios bruscos de temperatura. Al salir del agua, debes volver a ducharte con gel de baño para retirar cualquier microorganismo o resto de sustancia química de la piscina.
  • Intenta quitarte el bañador húmedo y sustituirlo por una prenda seca lo antes posible.
  • Usa calzado de goma antideslizante hasta el mismo borde de la piscina.
  • Utiliza una toalla seca para sentarte sobre ella al borde de la piscina si vas a hacer algún tipo de calentamiento.
  • Evita los buceos prolongados. Las apneas impiden que se oxigene la sangre de forma adecuada.


IMQ seguros de salud más comprometidos que nunca

Cuál es el estilo más adecuado para nadar

De los cuatro estilos más comunes de la natación, solo uno está desaconsejado para las mujeres embarazadas: el estilo mariposa. Se trata de una postura de nado muy exigente que obliga a realizar un esfuerzo notable con la parte superior del cuerpo, especialmente con la zona lumbar y el cuello, y requiere una gran coordinación corporal y respiratoria. Además, cada brazada lleva aparejada un golpeo del torso contra el agua muy poco apropiado para el embarazo. El resto de los estilos, sin embargo, tiene sus propias ventajas:

  • Crol. Es el más completo porque activa brazos y piernas, alivia las tensiones de la zona lumbar y favorece la respiración coordinada y mejora el sistema cardiovascular.
  • Espalda. Es el estilo más sencillo ya que permite dosificar el esfuerzo. Está especialmente indicado para las personas que no están acostumbradas a practicar este deporte.
  • Braza. Su especial incidencia en zonas concretas del cuerpo como glúteos, abductores y el perineo hacen que este estilo esté especialmente indicado para los últimos meses de gestación. El único inconveniente que tiene es que cada vez que se saca la cabeza del agua para tomar aire hay que hacer un pequeño esfuerzo, que se puede evitar utilizando una máscara con un tubo de respiración.

No hay estipulado un tiempo adecuado para que las mujeres embarazadas practiquen natación, pero hacerlo durante 20 o 30 minutos permite obtener todos los beneficios de este deporte sin riesgo. En cualquier caso, si sientes fatiga o necesitas relajarte, realiza breves paradas entre cada serie flotando boca arriba o con un churro de gomaespuma bajo las rodillas.

Contraindicaciones

A pesar de los evidentes beneficios que tiene este deporte, hay situaciones en las que su prácticaestá desaconsejada para las mujeres embarazadas:

  • Riesgo de parto prematuro.
  • Placenta previa.
  • Dilatación del cuello del útero.
  • Problemas vasculares.

En cualquier caso, en el momento en que creas que estás embarazada o si tienes alguna duda acerca de la conveniencia de practicar este deporte durante la gestación, acude a tu centro IMQ y consulta con el personal obstétrico-ginecológico o con tu profesional de referencia.

Saber más sobre

Artículos relacionados

¿Qué le pasa al cuerpo después de dar a luz?
La maternidad es uno de los momentos más bonitos en la vida de una mujer, pero durante el embarazo ...
Artículo 5 min
Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué ...
Artículo 3 min
Síntomas y causas del colesterol alto: ¿cómo prevenirlo?
Las alteraciones del metabolismo relacionadas con los lípidos –conocidas como dislipemias y que ...
Artículo 3 min
Pros y Contras de las Infiltraciones | ¿Cuándo son recomendables?
El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable