¿Cómo calcular tu indemnización por accidente?

En España ocurre un accidente cada 7 minutos, es una circunstancia que se da de manera muy habitual y puede tener diferentes consecuencias dependiendo de la gravedad de la situación. La persona accidentada puede sufrir lesiones leves, graves o llegar a fallecer. Por eso, es esencial estar protegido, ya que de esta forma nos aseguraremos la asistencia médica y la cobertura económica que podamos necesitar. No solo nos protegemos a nosotros mismos, sino también a nuestra familia y seres queridos.

Al sufrir un accidente suelen surgir muchas dudas.

¿Quién tiene derecho a solicitar una indemnización por accidente?

En un accidente de cualquier tipo, por lo general, suele haber más de una persona implicada. Por eso, es primordial saber quién tiene derecho a solicitar una indemnización después de haber sufrido una situación como esta.

  • Las víctimas principales, siempre y cuando no hayan sido ellas las causantes del accidente, tanto de manera total como parcial.
  • Las víctimas secundarias, que se hayan visto afectadas de alguna forma por las circunstancias, siempre y cuando no hayan sido ellas las causantes del accidente.
  • Los familiares de las víctimas en caso de fallecimiento de estas.

Pasos a seguir para conseguir una indemnización

En general, la mayoría de los accidentes se resuelven de manera amistosa, pero para estar prevenidos, en el momento del accidente hay que intentar recopilar toda la información posible respecto a lo sucedido para que, si se tuviera que llevar a juicio, en el momento de la sentencia, se disponga de las pruebas suficientes como para recibir lo que realmente corresponde en cada caso.

Por último, hay que avisar a la compañía aseguradora, en un máximo de 7 días, con la que tenemos contratado nuestro seguro de accidentes.

¿Cómo se calcula una indemnización por accidente?

Para calcular una indemnización hay que basarse siempre en la documentación médica y en el baremo -para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación que se publica en el B.O.E. Por eso, es recomendable el informe de un especialista para valorar las posibles lesiones que se hayan podido sufrir, y las secuelas que deriven del accidente. El baremo de accidentes se publica cada año en el B.O.E. En él se pueden apreciar todas aquellas indemnizaciones para los casos en los que se produzcan lesiones permanentes, incapacidad temporal o muerte.

En base al baremo del B.O.E. se valoran los daños y perjuicios ocasionados a todas aquellas personas que han sido víctimas de accidentes de circulación y se aplica, por analogía, a otros supuestos de daños indemnizables como pueden ser los accidentes de trabajo, y se dictaminan las cantidades de indemnización para cada caso. Los factores que debemos tener en cuenta a la hora de calcular una indemnización por accidente son:

  1. Días de hospitalización. En general, la víctima recibe una indemnización cuantificada en base a los días que permanezca en el hospital.
  2. Incapacidad temporal. La incapacidad temporal es el período real de curación de las heridas sufridas en el accidente y no debe confundirse con el periodo de baja. Es decir, se contarían tanto los días de descanso para que se curen las lesiones y los días de tratamiento posteriores, como por ejemplo de rehabilitación.
  3. Incapacidad permanente. Se entiende por incapacidad permanente el daño producido en un accidente que continúe después del tiempo de curación. Para calcular la indemnización hay que basarse en un baremo de 0 a 100 puntos y cada secuela tendrá una estimación económica dependiendo de la edad de la víctima y la puntuación
  4. Incapacidad para trabajar. Se refiere a los daños que pueda sufrir una víctima en el accidente de tráfico que le impidan llevar a cabo su capacidad para trabajar pero no para llevar a cabo sus actividades diarias.
  5. Perjuicios estéticos. Se bareman los daños que se hayan sufrido y conlleven un cambio en la imagen de la víctima.
  6. Perjuicios morales. Se indemnizan daños psicológicos, como puede ser el estrés postraumático.
  7. Daños económicos. Si la persona lesionada es un trabajador autónomo puede ver afectadas sus facultades para desempeñar su trabajo, y por ende, su capacidad para generar ingresos.

¿Por qué contratar un seguro de accidentes privado?

Un accidente es una circunstancia que, en general y si no hay elementos precedentes, no podemos evitar. Podemos tomar algunas medidas de seguridad y hábitos de vida que nos servirán para esquivar este tipo de situaciones pero la mayoría de las veces entran en juego otros elementos que escapan a nuestro control.

Por eso, es importante cubrir bien nuestro futuro ya que un accidente no solo puede afectarnos a nosotros sino también a aquellos que más cerca tenemos. En IMQ ofrecemos un seguro de accidentes privado que se adapta a las necesidades de cada cliente ofreciendo diferentes coberturas.

  1. Básica: cubre desde el fallecimiento hasta la incapacidad permanente por accidente con la posibilidad de elegir el capital que se desea recibir: 30.0000, 60.000 o 90.000 €.
  2. Plus: ofrece los mismos servicios que la cobertura básica, incluyendo además una indemnización en caso de fallecimiento por infarto de miocardio.
  3. Alta Protección: cubre el fallecimiento por cualquier accidente y hasta 750.000 € de indemnización en caso de fallecimiento por accidente de circulación en transporte público y cuenta además con precios especiales para las familias. Puedes contratarlo tengas o no un seguro con IMQ.

Entra en IMQ y descubre todos los seguros para disfrutar de un bienestar completo en todas las etapas de tu vida y sigue al tanto de toda la información que te interesa en nuestro Canal Salud.

 

IMQ Accidentes

 

+ No hay comentarios

Añadir uno