Cuando falla el sistema inmunitario


El sistema inmunitario está diseñado para proteger al organismo pero su mal funcionamiento por causas internas o externas puede causar enfermedades.El sistema inmunológico es un complejo engranaje de defensa que tenemos frente a infecciones y enfermedades. Está tan desarrollado que es capaz de establecer una memoria que implica una acción eficaz frente a infecciones de repetición futuras.

Nuestro sistema inmunitario está formado por un conjunto de mecanismos –red celular, tejidos y órganos especializados– que protegen al organismo por medio de la identificación y eliminación de los agentes patógenos (agentes infecciosos o células tumorales) y reconocen las células y tejidos del propio individuo; no obstante, en ocasiones falla y puede generar
enfermedades de diferentes tipos.

¿Qué enfermedades provoca el mal funcionamiento del sistema inmunitario?

Se distinguen tres clases de alteraciones del sistema inmunitario. La primera sería la respuesta deficiente o inexistente por inmunodeficiencias primarias provocadas por un defecto intrínseco de las células del sistema, o secundarias en las que un agente exterior genera el daño, como el virus del VIH/SIDA, una malnutrición o los tratamientos con quimioterapia e inmunosupresores.

sistema inmunitario

La segunda clase de enfermedades consiste en una respuesta inadecuada en la que el sistema inmunológico no reconoce lo propio como tal, atacando por error a los tejidos y órganos saludables del cuerpo. Ejemplo de ello serían enfermedades autoinmunes como lupus, artritis reumatoide, vasculitis…

Por último, estaría la alteración por una respuesta excesiva ante la exposición a los antígenos del entorno, como en el caso de las alergias.

¿Cómo reconocer que se padece una enfermedad del sistema inmunitario?

Ante un historial de infecciones persistentes, recurrentes o cuando el germen no es habitual, se debe descartar una inmunodeficiencia. En cuanto a las patologías autoinmunes, todas ellas se caracterizan por la afectación de varios órganos con lesiones cutáneas, articulares, fiebre, cansancio…, por su complejidad para diagnosticarla y por su carácter crónico.

En las reacciones alérgicas, las más frecuentes son urticaria, rinitis, conjuntivitis, asma, alergia alimentaria y hasta una reacción anafiláctica generalizada del organismo que constituye una de las complicaciones más graves.

Importancia del diagnóstico precoz en las enfermedades autoinmunes

El objetivo de los especialistas en medicina interna es controlar la sintomatología, regular la respuesta inmunitaria inadecuada y tratar las complicaciones. En todas ellas, el pronóstico depende del tipo de enfermedad y del diagnóstico precoz que permita, de manera rápida, la administración del tratamiento adecuado evitando así, en muchos casos, daños irreversibles.

Cabe señalar que los estudios epigenéticos más recientes hacen referencia a la influencia del ambiente sobre la carga
genética y su implicación en estas enfermedades. Esta línea de la investigación posibilitará en un futuro desarrollar marcadores clínicos de respuesta al tratamiento y el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Dra. Ainhoa Anuzita especialista en Medicina Interna de IMQDra. Ainhoa Anuzita Alegría
Especialista en Medicina Interna de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno