Dolor de espalda en la adolescencia


El dolor de espalda en la adolescencia es uno de los motivos de consulta más frecuente entre los 12 y 16 años, con un pico a los 14. Diversos estudios sitúan dicha prevalencia entre un 10 y un 40%. Una cifra importante y a tener muy en cuenta porque cada vez más publicaciones encuentran relación entre el dolor a estas edades con el crónico en la etapa adulta, con todo lo que implica en cuanto a gasto sanitario, absentismo laboral, incapacidades, etc.

En un alto porcentaje, hasta un 90%, no se encuentra una causa que provoque el dolor de espalda en adolescentes y se habla entonces del tipo inespecífico. Cuando existe una lesión o patología se define como específico u orgánico. Dentro de este grupo, la causa más frecuente es la espondilólisis o falta de fusión en el arco posterior de las vértebras. Esta lesión se observa sobre todo en la quinta vértebra lumbar y puede provocar su desplazamiento sobre la inferior. En muchos casos no provocará ningún síntoma y se diagnosticará de forma casual en otro momento de la vida al realizar una prueba radiológica. Sin embargo, otras veces genera un dolor en la región baja de la zona lumbar que, con menor frecuencia, se irradia a una o a las dos piernas. Dicho dolor es mecánico, es decir, que aumenta con la actividad física y mejora con el reposo. Se diagnostica con radiografías simples y, en ocasiones, mediante escáner o resonancia magnética.

El tratamiento suele ser sintomático, con analgésicos o antiinflamatorios, precisando de reposo relativo o restricción deportiva durante la fase de dolor. En determinadas situaciones es útil el uso de una prótesis o corsé y rara vez precisará de intervención quirúrgica.

La segunda causa más frecuente del dolor de espalda en la adolescencia es la enfermedad de Scheuermann, que se produce por un trastorno del crecimiento en los platillos de los cuerpos vertebrales, más habitualmente a nivel torácico, y que  provoca dolor y cifosis, un aumento en la curvatura anterior de la región vertebral afectada. El tratamiento incluye la fisioterapia, dejando el uso de corsés o la cirugía para las deformidades más severas. Otras causas de dolor, más raras en este grupo de edad, son los traumatismos, infecciones, hernias discales, escoliosis, tumores, etc.

Cuando el dolor de espalda adolescente es inespecífico

Aunque en un alto porcentaje de los casos no hay detrás una patología, sí se pueden relacionar uno o varios factores que predisponen a padecer dolor de espalda en la adolescencia:

  • antecedentes familiares,
  • uso de mochilas escolares con un peso superior al 10%,
  • una mala higiene postural,
  • mal diseño del mobiliario,
  • la práctica de deportes muy intensos
  • el sedentarismo.

También los trastornos psicológicos como ansiedad, depresión o baja autoestima pueden tener su reflejo en la espalda. Las molestias se combaten con medicación y evitando el reposo. Además, es importante corregir los factores que puedan incidir en la aparición de dicho dolor.

Dolor de espalda en la adolescencia

 

Dr. Iñigo Martín Egaña
Especialista en Traumatología de la Clínica IMQ Zorrotzaurre

+ No hay comentarios

Añadir uno