Psoriasis: causas y tratamiento

La psoriasis es una enfermedad no contagiosa que se manifiesta principalmente en la piel como placas rojas que producen una descamación característica. Generalmente, produce poco picor y es una patología crónica que suele aparecer en brotes. En nuestro medio es bastante frecuente, se calcula que afecta a un 3% de la población. La padecen por igual hombres y mujeres, a cualquier edad, aunque es más precoz en mujeres y en personas con antecedentes familiares. Lo cierto es que puede aparecer desde el primer mes hasta los 90 años. No obstante, es más frecuente entre los 15 y 20.

La psoriasis es una patología imprevisible, con periodos libres de enfermedad y agravamientos de aparición y duración muy variables pero, en general, su curso es crónico. Hasta el 80% de los pacientes la padecen durante toda su vida, ya sea de forma intermitente o continua. La psoriasis es básicamente una enfermedad de naturaleza genética, es decir, que está impresa en distintos genes, pero sólo en parte es hereditaria. De hecho, cuando existe sólo en un hermano se tiene un 6% de probabilidades de padecerla y, si además de éste, ambos padres están afectados aumenta a un 50%.

En este sentido, cabe destacar que estos genes necesitarían estímulos ‘externos’ (infecciones, estrés…) para manifestarla. Una vez instaurada, existen factores diversos que son capaces de exacerbarla como algunos medicamentos, alteraciones del metabolismo o cambios en el estado de ánimo, entre otros.

Impacto psicológico de la psoriasis

En cuanto a las causas de la psoriasis, lo que subyace es una actividad anómala del sistema inmune que produce una inflamación en la piel. Sin embargo, a pesar de los innumerables estudios de investigación realizados, no se ha logrado identificar qué sustancia es la atacada y exactamente por qué. Respecto al diagnóstico de la psoriasis, suele ser suficiente con la realización de una historia clínica y raramente es necesario recurrir a la biopsia cutánea.

La psoriasis casi nunca tiene gravedad, pero puede tener un extraordinario impacto psicológico ya que la piel es nuestro envoltorio y la imagen física es cada vez más importante. No hay que olvidar que estas lesiones cutáneas pueden suponer una merma en la calidad de vida ya que las personas afectadas, sobre todo en los casos severos, tienden a aislarse socialmente debido al miedo al rechazo. En estas ocasiones puede ser necesario el tratamiento psicológico para poder convivir con esta patología.

Tratamiento de la psoriasis

Hoy en día no existe un tratamiento de la psoriasis definitivo, debiendo los pacientes aceptar la cronicidad. Es por ello de vital importancia la relación que se establece con el dermatólogo para adecuar la terapéutica a cada circunstancia. El objetivo tiene que ser doble: por un lado, estar razonablemente ‘limpio’ de psoriasis en la piel y, por el otro, no comprometer con ello la salud con tratamientos demasiado agresivos.

Los dermatólogos disponen de un gran arsenal terapéutico para paliar los efectos de esta enfermedad que comprende diversas cremas (corticoides, derivados de vitamina D y retinoides), sol o cabinas de luz artificial y diversos medicamentos que, utilizados racionalmente, ayudan a estar casi permanentemente ‘limpios’. Entre estos últimos, desde hace algunos años se utilizan los llamados ‘biológicos’, fármacos que han supuesto una pequeña revolución (son eficaces y cómodos de aplicar), pero que se deben reservar a casos graves, entre otras cosas porque no están exentos de riesgos a corto y quizá a largo plazo.

Efectos beneficiosos del sol en la psoriasis

El sol –o en su defecto las cabinas de luz artificial (rayos ultravioleta de UVBbanda estrecha)– junto con cremas de corticoides y derivados de vitamina D controlan la mayor parte de las psoriasis.

Asimismo, según los especialistas, todo tratamiento que aporte equilibrio y bienestar emocional ayuda indirectamente a la psoriasis. Entre estos métodos, algunos de los más utilizados son la acupuntura, yoga, psicoterapia o el ejerciciofísico.

Los dermatólogos alertan a las personas que padecen psoriasis de que se comercializan productos ‘milagro’, pero que no tienen el efecto deseado. Por ello piden precaución con los que prometen ayuda directa contra la psoriasis (grafoterapia, homeopatía, etc.) ya que pueden aprovecharse de la cronicidad del proceso.

Entre los consejos que recomiendan a los pacientes con psoriasis, los facultativos insisten en los beneficios de adelgazar. Mantenerse en línea aporta muchos beneficios, ya que la psoriasis no es una enfermedad exclusiva de la piel, afecta también a las articulaciones, circulación y metabolismo.

MIguel Zaldua, dermatología IMQDr. Miguel Zaldua
Especialista en Dermatología de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno