Vasectomía sin bisturí

La vasectomía es una cirugía que consiste en interrumpir el paso de los espermatozoides  a la uretra realizando una  sección y oclusión de los conductos deferentes que son los encargados de transportar estos espermatozoides. Hoy en día es el método más seguro para la anticoncepción masculina, contando con un 99.9% de efectividad. Además, se trata de una intervención sencilla, que se realiza con anestesia local, su duración es de unos 15-20 minutos y el paciente puede volver a hacer vida normal tras dos o tres días. En este artículo hablaremos de las ventajas de la llamada vasectomía sin bisturí.

¿En qué consiste la   llamada vasectomía sin bisturí y sin agujas?

Es una técnica que se desarrolló ya en 1974 por el Dr. Shunqiang Li, en la provincia de Sichuan, China. Actualmente, este procedimiento está considerado como el referente para la práctica de vasectomía por la prestigiosa Asociación Americana de Urología.

La vasectomía sin bisturí se realiza a través de dos instrumentos especialmente diseñados para trabajar con  el deferente, conducto excretor y eyaculador del testículo y que como hemos dicho es el encargado de transportar los espermatozoides hasta la uretra:

La pinza de anillo

Es un utensilio que sujeta firmemente el deferente desde fuera del escroto, sin lesionarlo.

La pinza curva y afilada de mosquito

Esta pinza se utiliza para puncionar la piel, dilatarla y separar los vasos deferenciales del resto de vasos sanguíneos, reduciendo así las posibilidades de causar un hematoma o sangrado.

New Call-to-action

Avances en la técnica de la vasectomía

¿Qué avances han tenido lugar en los últimos tiempos en la técnica de la vasectomía? El desarrollo de la vasectomía sin bisturí se ha convertido en la práctica estándar en más de 40 países. Otra de las principales novedades en esta técnica, es que en la actualidad existe un método que elimina las agujas durante la aplicación de la anestesia gracias a la pistola de spray. Gracias a ello, se disminuye en gran medida las molestias que aparecen con la anestesia tradicional aplicada con agujas. De este modo se anestesian los nervios que rodean el conducto deferente, evitando tocar los nervios testiculares, disminuyendo así el dolor que suele aparecer en el postoperatorio y permitiendo al paciente reincorporarse antes a su rutina habitual, por lo general, en un plazo de 24-48 horas.

Ventajas de  la vasectomía sin bisturí respecto a la tradicional

Aunque a primera vista parezca que la principal función es evitar el miedo o  aprensión que algunos pacientes pueden presentar a las agujas o a los bisturíes, lo cierto es que es la vasectomía sin agujas presenta importantes ventajas respecto a la técnica tradicional.

Esta técnica mínimamente invasiva ofrece un porcentaje mucho menor de complicaciones que la vasectomía tradicional. Presenta 10 veces menos hematomas, infecciones y otras complicaciones.

Con la vasectomía sin bisturí los pacientes sufren menos dolor y sangrado durante y tras la cirugía. Asimismo, se puede llevar a cabo un 50% más rápido y los hombres a los que se les realiza la vasectomía pueden reanudar la actividad sexual más rápidamente que frente el método tradicional.

Además los pacientes presentan una única herida mínima, apenas perceptible a simple vista, y su cierre se realiza mucho más rápido que con las incisiones de la vasectomía convencional.

¿Es reversible la vasectomía sin bisturí?

Tanto la vasectomía sin bisturí como la tradicional, pueden revertirse en el caso de que el paciente lo desee. En aquellos casos en que el paciente quiera volver a su situación inicial, la vasectomía puede revertirse mediante la realización de una microcirugía llamada vasovasostomía, que consiste en volver a unir los conductos deferentes encargados de transportar los espermatozoides.

¿Qué efectividad tiene la vasectomía sin bisturí?

La efectividad anticonceptiva de la vasectomía es del 99-99,9%, ya que se interrumpe el paso de los espermatozoides por sus conductos naturales. Tras la realización de la vasectomía continúa habiendo espermatozoides en la vía seminal, especialmente en las vesículas seminales al lado de la próstata, que son las encargadas de almacenar estos espermatozoides según se van produciendo en los testículos.

Mediante la vasectomía se corta el paso a nivel testicular de estos espermatozoides, pero existen espermatozoides  almacenados en las vesículas previamente a la cirugía que hay que expulsar, por lo que se requiere un plazo de 2-3 meses desde la cirugía hasta que estos se eliminan completamente. Durante este periodo se pueden mantener relaciones sexuales pero es precisa la utilización de otros métodos anticonceptivos. Es por ello, que transcurrido este plazo, se realiza un seminograma, que se encarga de comprobar la ausencia de espermatozoides en el semen, siendo a partir de este momento cuando el paciente puede mantener relaciones sexuales sin utilizar medidas anticonceptivas.

Jorge García Olaverri urologoDr. Jorge García Olaverri

Especialista en Urología de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno