<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Alcohol y drogas en la adolescencia: cómo educar a nuestros hijos para que tomen la decisión adecuada

Alcohol y drogas en la adolescencia: cómo educar a nuestros hijos para que tomen la decisión adecuada
Dr. Javier Goti
Psiquiatra de atención infanto-Juvenil y adultos IMQ AMSA

El consumo de sustancias en adolescentes se ha convertido en algo común dentro de nuestra sociedad, siendo el mismo un reflejo del consumo entre los adultos. 

Euskadi lidera el consumo de cannabis entre adolescentes según el Informe 2020 del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones del Ministerio de Sanidad; en lo concerniente al consumo de alcohol, la sustancia más consumida por nuestros jóvenes, Euskadi se sitúa así mismo entre las comunidades con niveles de consumo más elevado entre menores de edad. Ahora bien, ¿cómo podemos enfrentarnos al mundo de las drogas en adolescentes? ¿Cómo puedo saber si mi hijo toma alcohol o drogas?

Cómo saber si mi hijo toma alcohol o drogas

Si la comunicación que tenéis no es suficientemente fluida y no hay una relación de confianza, es posible que tu hijo consuma alcohol o drogas sin que lo sepas. Existen algunas señales que pueden orientarnos sobre el tema, tanto en momentos de intoxicación o fuera de episodios de consumo. A veces, el consumo de sustancias es también la expresión de otras dificultades emocionales. Por norma general, si observas cambios bruscos en su comportamiento, es posible que algo esté pasando.

  • Observa sus ojos: que estén vidriosos, inyectados en sangre, con las pupilas dilatadas o extremadamente pequeñas, pueden ser señales de consumo de diferentes tipos de drogas.
  • Cambios en la forma de hablar. Hablar muy rápido o por lo contrario excesivamente lento o sin sentido.
  • Modificaciones en la alimentación, como estar muy inapetente o con un hambre voraz sin motivo.
  • Problemas de equilibrio.
  • Tos que no cesa, olor extraño en la ropa o el aliento.
  • Hiperactividad o pereza, extremas.
  • Cambiar de grupo de amigos, comenzar a mentir o empezar a sacar muy malas notas.
  • Otras expresiones significativas de malestar emocional o conductas problemáticas.

Cómo tratar el consumo de alcohol y drogas en adolescentes

A día de hoy es habitual que los adolescentes tengan una relación cercana con el consumo de alcohol y las drogas, pero que sea algo habitual no significa que los padres nos sintamos cómodos o sepamos cómo lidiar con ello. Si el mundo de las drogas nos resulta desconocido el primer paso es informarnos. Además, podemos tratar el consumo de alcohol y drogas e incluso prevenirlo con estos sencillos consejos:

Entender los indicios

La etapa adolescente no es sencilla. En ella creamos una identidad en función de cómo entendemos el mundo e interactuamos con el entorno. Dentro de la adolescencia lo habitual es explorar y adaptarse modelando el entorno, pues es una etapa de transición hacia la vida adulta. Dentro de las experiencias que los adolescentes irán teniendo en diferentes ámbitos, y respecto a las cuales deberán elaborar una posición, está el consumo de alcohol y drogas.

Que la comunicación fluya

A veces los padres olvidamos que nuestros hijos crecen y tienen sus propias opiniones. Tendemos a verlos como niños, pero ya no lo son. Conocerlos, saber cómo son, qué les gusta, cómo es su carácter… Es fundamental para comunicarnos con ellos.

  • Habla con ellos, pero de verdad. Busca los momentos para hacerlo. No tiene que ser un interrogatorio ni crear “charlas embarazosas”. Afronta las relaciones con tus hijos adolescentes como algo natural y no forzado.
  • Evita convertir algunos temas en tabú. El alcohol, las drogas, el sexo o las relaciones de pareja forman parte de la vida y no tiene por qué resultar incómodo hablar sobre ello.
  • Elimina los sermones del discurso. A nadie le gustan los “te lo dije”. Sé comprensivo. Todos nos equivocamos y a veces solo necesitamos contarlo para seguir adelante.
  • Cuanto más normalices la comunicación, más fácil será que acudan a ti para obtener consejo y apoyo. Los padres debemos ser un apoyo incondicional y ayudarles en lo que necesiten. Si tus hijos lo comprenden, ya tienes el camino ganado.
  • Normalizar no presupone indulgencia. Hablar sobre cualquier tema de forma natural no tiene por qué suponer que como padres no asumáis vuestro papel como educadores respecto a lo que consideráis que es bueno para vuestros hijos.

Educa con un estilo democrático

Cuando nuestros hijos crecen, o bien nos pasamos de estrictos o entramos en el “modo colega”. En términos generales, ninguna de estas dos vías es adecuada. No debemos olvidar que estamos ahí para educarlos, para protegerlos y para transmitirles afecto. Entonces, ¿qué podemos hacer? 

  • Apuesta por un estilo democrático. Establece unas normas y unos límites consensuados en lo posible por ambas partes. Por ejemplo: 
  • Madres y padres podéis establecer unas normas obligatorias en cuanto a estudios, higiene, respeto y convivencia.  
  • Los adolescentes pueden aportar su granito de arena con otros temas, como elaborar planes de ocio, el uso de redes sociales o las horas de llegada.  

 Para que esto funcione es importante que todos conozcáis y aceptéis las normas. Si el comportamiento de tu hijo es el adecuado, por ejemplo, llegando siempre a la hora, deja que llegue algún día más tarde. Y de igual manera, habrá consecuencias cuando las normas no se cumplan. Es igualmente importante que como padres mostréis una coherencia con el modelo de vida y actitudes que proponéis.

Cuidado con el castigo

El castigo es un tema delicado. Abusar de él elimina su efectividad. Un exceso de normas y castigos no ayuda, empeora. Debemos usarlo solo en los casos necesarios y con el fin de mejorar una conducta. Los castigos sirven como refuerzo para reparar algo, no para hacer sentir mal a nadie. Recuerda que siempre funciona mejor la respuesta positiva que la negativa. Refuerza las conductas positivas para que se repitan.

En conclusión

El consumo de alcohol y drogas en adolescentes se ha convertido en un problema frecuente. Para saber si nuestros hijos e hijas toman la decisión adecuada lo mejor es mantener una relación abierta y una comunicación fluida. Además:

  • Establecer unas normas de convivencia claras y sobre el consumo de drogas.
  • Ser un ejemplo a seguir.
  • Fomentar su autonomía y su capacidad de tomar decisiones.
  • Conseguir que tengan un estilo de vida sano y saludable.

Son algunos trucos para evitar el consumo de alcohol y drogas en adolescentes. No obstante, si crees que el consumo del alcohol y/o drogas que tu hijo presenta están afectando a su salud emocional o física, no dudes en contactar con un médico.

 

Saber más sobre

Artículos relacionados

Qué cambios produce la pubertad: claves para entender a nuestros hijos
La pubertad es el momento de transición de la niñez a la adultez, que se completa con la ...
Artículo 3 min
Caída de los dientes de leche: todo lo que necesitas saber
¿Te has preguntado alguna vez cuándo se inicia el recambio dental? Este proceso natural se inicia ...
Artículo 3 min
Trastornos alimenticios en adolescentes
Se considera que existen trastornos alimenticios en adolescentes cuando la comida y el peso ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable