<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse

Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
Dra. Ana Martín
Doctora especialista en Obstetricia y Ginecología con amplia experiencia profesional y destacada colposcopista.

¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué consiste y para qué sirve? En este artículo queremos explicarte qué es una colposcopia y todo lo que debes saber sobre ella. Además, te orientamos sobre cómo prepararte si tienes que realizarte esta prueba.

Qué es una colposcopia y para qué sirve

La colposcopia es una prueba que debe realizar un ginecólogo con formación en colposcopia. Por medio de este examen se estudia al detalle la vulva, la vagina y el cuello del útero. El objetivo de la colposcopia es buscar signos de posibles dolencias o inflamaciones

El objetivo de la colposcopia es confirmar las posibles lesiones que se han diagnosticado con la realización de una citología cervical o tras dar positivo en el virus del papiloma humano (a cepas de alto riesgo) en la toma cervical. Se realiza dentro del seguimiento que se hace a las pacientes en la consulta ginecológica también en el caso de encontrarse lesiones en la zona de la vulva, es decir, en caso de encontrar algún hallazgo que requiera de un examen más minucioso.

Colposcopia: para qué sirve

La colposcopia puede ayudarnos a averiguar si padecemos algún tipo de enfermedad en esta área, desde lesiones benignas como verrugas hasta lesiones premalignas que, diagnosticadas a tiempo, tienen solución.

Para llevar a cabo esta prueba, el ginecólogo utiliza un colposcopio y unos líquidos específicos, con ello se amplía el área y de esta manera el examen es más detallado y eficaz.

En qué consiste la colposcopia

La colposcopia es una prueba muy parecida a la citología, pero con un poco más de duración. Es indolora, se realiza en la misma consulta de ginecología y no requiere ninguna preparación previa. Tras colocarse sobre la mesa de exploración y colocar los pies en los estribos, se introduce en la vagina el espéculo, permitiendo un examen minucioso de la vagina y del cuello uterino.

Posteriormente se ha de aplicar una solución a base de ácido acético y lugol sobre el cuello uterino. De esta manera el ginecólogo puede distinguir con claridad cualquier cambio que pueda haber en el epitelio, es decir, la piel que cubre el cuello uterino y en la mucosa vaginal.

¿Qué pasa si el médico encuentra algo anormal durante la colposcopia?

Si el ginecólogo localiza tejido anormal durante la colposcopia, se lleva a cabo una biopsia. La biopsia consiste en extirpar una pequeña muestra de ese tejido para que un patólogo la revise en el microscopio. De esta manera se podrán identificar las células anormales que se hayan localizado.

Si hay poca cantidad de tejido afectado, el ginecólogo puede extirparlo al completo durante la biopsia.

En caso de producirse un ligero sangrado durante el examen, este se controla aplicando nitrato de plata en la zona afectada. La prueba se da por finalizada una vez el sangrado se detiene.

¿La colposcopia duele? ¿Cuánto dura la prueba?

Se trata de una prueba relativamente rápida. No dura más de quince minutos y solo es algo molesta. Es normal sentir cierto escozor o incomodidad durante ella debido al uso del espéculo y de los productos que se aplican para realizar la prueba. 

Qué hacer antes de una colposcopia

Pero ¿qué hay que hacer antes de una colposcopia? ¿Hay alguna recomendación que debamos seguir? Efectivamente, según los expertos:

  • Hemos de programar la prueba teniendo en cuenta nuestro periodo. No ha de coincidir con la menstruación. 
  • Debemos evitar mantener relaciones sexuales con penetración vaginal antes de una colposcopia. 
  • No debemos aplicar nada en la vagina, como medicamentos, cremas, copas menstruales o tampones, 24 horas antes de la prueba.
  • Si estamos embarazadas o creemos estarlo, es importante que informemos al ginecólogo que va a realizar la prueba. Aunque se trata de una prueba que puede llevarse a cabo durante el embarazo, no sucede igual con las biopsias y posibles tratamientos que, en algunos casos, han de retrasarse hasta después de dar a luz.

Cuidados después de una colposcopia

No hay necesidad de realizar cuidados especiales después de una colposcopia. Se aconseja no mantener relaciones sexuales vaginales ni introducir nada en la vagina hasta pasadas por lo menos 24 horas para permitir que el cuello uterino se recupere. 

Sin embargo, si durante la colposcopia nos han practicado una biopsia, las recomendaciones se alargan un poco más en el tiempo, pero siempre pudiendo hacer vida normal y sin necesidad de baja laboral.

Sangrado después de la colposcopia

Aquellas pacientes a las que se les ha realizado una biopsia durante la colposcopia suelen presentar un flujo vaginal oscuro varios días después de la prueba. Este flujo es consecuencia de los productos utilizados para la realización de la prueba. También puede ir acompañado de dolores o cólicos similares a los de la regla e incluso de sangrado, ambas cosas bastante infrecuentes.

En caso de que estos síntomas no desaparezcan con el paso de los días, el sangrado sea más abundante que un manchado y no coincida con la regla o aparezca fiebre, tenemos que ponernos en contacto con nuestro ginecólogo o ginecóloga para que lo valore.

Como puedes ver, la colposcopia es una prueba bastante frecuente, sencilla de realizar, relativamente cómoda para la paciente y de gran utilidad para evitar posibles enfermedades, sobre todo el desarrollo del cáncer de cérvix y vulva. En caso de que durante el examen se localice tejido anormal, este deberá ser extirpado para evitar que degenere en cáncer.

Si lo que muestra la biopsia son células cancerígenas, lo más probable es que debamos realizarnos más pruebas para completar el diagnóstico y determinar el tratamiento más adecuado en cada caso. Lo habitual en este punto es que seamos derivadas a un o una ginecólogo especializado en oncología ginecológica.

Visitas periódicas al ginecólogo

Las visitas regulares al ginecólogo son importantes para todas las mujeres, el tipo de pruebas ginecológicas que se practican difieren de manera sustancial en función de la edad. En nuestra guía de pruebas ginecológicas por edades te ayudamos a contextualizar los distintos exámenes ginecológicos según tu edad. Además, también te ofrecemos un calendario resumido con las diferentes pruebas:

Pruebas ginecológicas por edades - Resumen calendarizado para saber cuándo te toca ir al ginecólogo

Saber más sobre

Artículos relacionados

¿Cómo se contagia la sífilis? Causas y cómo prevenirla
¿Sabías que la sífilis es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente? Esta ETS ...
Artículo 4 min
Cirugía ambulatoria, más rápida y menos invasiva
Se define como cirugía ambulatoria a las intervenciones quirúrgicas realizadas bajo anestesia ...
Artículo 2 min
Síntomas y causas del colesterol alto: ¿cómo prevenirlo?
Las alteraciones del metabolismo relacionadas con los lípidos –conocidas como dislipemias y que ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Tu médico y los servicios de IMQ en tu móvil con la app IMQ
Queremos estar siempre cerca de ti, por eso ahora te ofrecemos todos los servicios online.
App
Guía de pruebas ginecológicas según tu edad
Las visitas regulares al ginecólogo son importantes para todas las mujeres, a partir de una ...
8 min
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable