<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Pie plano adquirido, un mal femenino

Pie plano adquirido, un mal femenino

[entradilla]Una de cada cuatro personas tiene los pies planos. De estas el 75% son mujeres. Se trata de una afección marcadamente femenina que puede manifestarse en la niñez pero también desarrollarse con el paso del tiempo.[/entradilla]

El pie plano es una afección causada por
el aplanamiento del arco plantar que puede manifestarse de tres modos e implican
distintas consecuencias en las personas que los padecen.

El flexible y
el rígido son propios de la infancia y suelen deberse a deformaciones
congénitas. El pie plano adquirido, es el que se desarrolla con la edad y en la
mayoría de las ocasiones el responsable es un mal funcionamiento del músculo
tibial posterior. Lesiones, desgaste en
las articulaciones, enfermedades reumáticas o sobrepeso excesivo así
como el estrés de pie y
tobillo por la práctica de algún deporte, también pueden figurar entre las causas.

Esta afección, suele ir acompañada de dolores en la zona
interna del tobillo
y puede
llegar a convertirse en un pie de poca movilidad y deformado por
la posición de pronación (tobillo hacia dentro) que limite nuestra marcha.

Diagnóstico
y tratamiento

Para la detección de este trastorno que en ocasiones
afecta severamente a nuestra calidad de vida, es necesario la visita al podólogo
que probablemente realizará un estudio
biomecánico. Esta prueba nos
indicará el grado de degeneración del tendón y los
diferentes tratamientos a aplicar.

En fase primaria es posible solucionarlo con el uso de
plantillas ortopédicas personalizadas que deben usarse de forma habitual y
revisarse de manera periódica.

Por el contrario, si no se trata debidamente puede
derivar en una artrosis de
las articulaciones. Lamentablemente, a veces, la opción quirúrgica
para la fijación del tobillo es la única alternativa por lo que el control y
tratamiento adecuado en su estado inicial, es de suma importancia.

Tengamos o no un diagnóstico, siempre es conveniente
observar cualquier alteración de nuestros pies ya que en algunos casos este u
otros trastornos pueden ser asintomáticos, es decir cursar sin molestias de
ningún tipo.

Saber más sobre

Artículos relacionados

Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué ...
Artículo 3 min
Síntomas y causas del colesterol alto: ¿cómo prevenirlo?
Las alteraciones del metabolismo relacionadas con los lípidos –conocidas como dislipemias y que ...
Artículo 3 min
Pros y Contras de las Infiltraciones | ¿Cuándo son recomendables?
El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar ...
Artículo 3 min
Análisis de sangre, ¿qué detecta?: resultados y enfermedades
Cuando nos dan los resultados de un análisis de sangre lo primero que hacemos es mirar si hay ...
Artículo 5 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable