<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Trastornos relacionados con traumas y estrés: qué son y tipos principales

trastornos trauma estres
Dra. Purificación López
Psiquiatra del centro IMQ-AMARICA

¿Sabes que existen trastornos relacionados con traumas y niveles elevados de estrés? Se trata de una categoría hasta hace poco integrada dentro de los trastornos de ansiedad. Sin embargo, su repercusión los ha convertido en una categoría propia. Este cambio es reflejo de los datos empíricos obtenidos en las última década, que muestran la variabilidad de las respuestas a los sucesos traumáticos o estresantes.

En este artículo vamos a ver qué es lo que define los trastornos relacionados con los traumas y el estrés, los principales tipos que existen y algunas recomendaciones de nuestros expertos sobre cómo proceder en caso de sospecha.

Qué define los trastornos relacionados con traumas y factores de estrés

Cuando hablamos de los trastornos relacionados con traumas y factores de estrés, lo hacemos para referirnos a un conjunto de alteraciones de tipo mental (ansiedad, anhedonia, disforia, sintomas disociativos). Estas alteraciones se asocian con alguna experiencia traumática o altos picos de estrés.

Pero ¿qué se considera un factor traumático o un factor de estrés?

  • Los factores traumáticos son los acontecimientos que producen en nuestras vidas un grave golpe a nivel psicológico o físico. Puede tratarse de violencia de género, de tipo sexual, terrorista, amenazas de muerte, etc., dirigidas hacia nuestra persona o hacia alguien a quien queremos.
  • En cuanto a los factores de estrés son los que originan un fuerte desequilibrio a nivel cognitivo, emocional o fisiológico. Son muy variados y dependen de la persona. Pueden provocarlos la situación financiera, laboral, familiar, etc.

Se trata de trastornos que llegan a afectar de manera muy seria y cuyas secuelas pueden marcar de por vida a las personas. A nivel económico también afectan seriamente a la sociedad, puesto que los tratamientos pasan por largas bajas laborales y, en los casos más graves, pensiones de discapacidad.

En los países desarrollados, cada vez es más frecuente que se elaboren programas alternativos con el fin de reducir la incidencia de estos casos.

Principales tipos de trastornos relacionados con traumas y factores de estrés

Ahora bien, ¿cuáles son los principales tipos de trastornos relacionados con traumas y factores de estrés? Sin duda, los siguientes:

Trastorno de estrés postraumático y trastorno de estrés agudo

Los trastornos de estrés postraumático son el conjunto de síntomas que aparecen tras vernos expuestos a ciertas situaciones como:

  • Amenazas o violencia de tipo sexual.
  • Lesiones graves o haber estado a punto de sufrirlas.
  • Enfrentarnos a la muerte.

La exposición a estas amenazas puede ser muy diversa. Podemos haber visto cómo lo sufre un tercero (un suicidio), alguien muy próximo (violencia de género en familias) o nosotros mismos.

Los expertos lo consideran un trastorno cuando los siguientes síntomas permanecen durante más de un mes desde que se dio el detonante:

  • Sufrir alteraciones cognitivas. En estos casos no somos capaces de recordar algo relativo a lo ocurrido. Nos asaltan golpes de miedo irracionales ante el temor de tener que pasar de nuevo por esa situación. O puede que nos sintamos culpables por lo que sucedió.
  • Evitamos recordar cosas relativas al suceso. Desde personas, sensaciones o emociones asociadas a él.
  • Tenemos recuerdos intrusivos y muy angustiosos de lo que hemos vivido. Soñamos con ello, nos encontramos mal si nos enfrentamos a situaciones que nos recuerdan lo sucedido, etc.
  • Sufrimos alteraciones del estado de ánimo. Podemos padecer terrores, miedo, culpa, desapego, desinterés o sentirnos insatisfechos.
  • Reaccionamos de manera excesiva a los estímulos con un exceso de agresividad, estamos irritados o nos sobresaltamos con facilidad.

El trastorno de estrés agudo es muy parecido al de estrés postraumático. Los síntomas son los mismos, pero se diferencian entre sí por un criterio temporal. Si los síntomas persisten más de 3 días desde el evento traumático pero menos de un mes, se realiza el diagnóstico de TEA. Si los síntomas se prolongan durante más de 4 semanas, el diagnóstico del TEPT. 

Trastorno de adaptación

Según el DSM-5 los trastornos de adaptación son síndromes heterogéneos de respuesta al estrés que surgen tras la exposición a un suceso angustioso (traumático o no). En los trastornos de adaptación, el tipo de factor estresante podría no considerarse traumático e, incluso así, el malestar sobrepasaría lo contextual y culturalmente apropiado para el tipo de factor estresante en cuestión. Los factores de estrés pueden ser sucesos aislados (por ejemplo, la pérdida de empleo) o múltiples (como los problemas maritales, la muerte de un familiar, etc.).

En un trastorno de adaptación los síntomas se inician en los tres meses posteriores a la aparición del factor estresante y no duran más de 6 meses tras la finalización de dicho factor o sus consecuencias. Si el factor estresante o sus consecuencias persisten el trastorno de adaptación puede convertirse en crónico. 

Se considera que una persona lo padece cuando su malestar es desproporcionado en relación al acontecimiento sufrido. Esto provoca un deterioro en el área laboral y la personal. Entre los síntomas, se encuentran: 

  • Excesiva agresividad y comportamientos compulsivos.
  • Tristeza, miedo y desesperación.
  • Nerviosismo.

Además, tanto los Trastornos de estrés agudo como el Trastorno de estrés postraumático y los Trastornos de adaptación se asocian con un mayor riesgo de intentos de suicidio y de suicidio consumado

Trastorno de apego reactivo

El trastorno de apego reactivo es uno de los trastornos relacionados con traumas y factores de estrés. Se caracteriza por la presencia en niños de más de nueve meses de edad con un patrón de comportamiento en el que se manifiesta una elevada inhibición emocional y afectiva hacia sus cuidadores. Este patrón de inhibición se mantiene no solo con sus cuidadores sino también a nivel social, expresando dificultades para reaccionar emocionalmente al entorno social y manifestando con cierta frecuencia irritabilidad, tristeza o miedo de los cuidadores aún en situaciones que no les supongan una amenaza. Es frecuente que expresen pocos sentimientos o emociones positivas en la interacción social. 

Los síntomas del trastorno de apego reactivo son: 

  • Muestran pocas expresiones de afecto.
  • Tienen unas reacciones emocionales y sociales muy pobres hacia los demás.
  • Sufren episodios frecuentes de miedo, irritabilidad o tristeza.
  • Se asocia moderadamente a la depresión.

Trastorno de relación social desinhibida

Este tipo de trastorno también se da exclusivamente en la infancia. En este caso, los pequeños tienen un comportamiento social extremadamente desinhibido y muestran mucha confianza hacia personas que apenas conocen, sin ningún tipo de temor o discreción de relacionarse con ellos.

Igual que en el caso anterior, estos niños y niñas no han desarrollado un apego seguro durante su crianza. Su forma de afrontar las carencias que tienen y las situaciones de la vida, es la desinhibición. Los síntomas que nos advierten del trastorno de relación social desinhibida son: 

  • Confían ciegamente en todas las personas adultas, incluso en las desconocidas. es frecuente que se vayan con cualquiera sin vacilar.
  • Aunque necesitan ayuda recorren muy poco a los cuidadores adultos. Incluso cuando se encuentran en ambientes extraños. 
  • Exceso de confianza y ningún temor ante personas adultas desconocidas.
  • Su forma de actuar es muy familiar, tanto física como verbalmente, con los adultos extraños.

Recomendaciones en caso de sospecha

Si sospechamos que nosotros o alguien cercano está sufriendo pasando por alguno de estos trastornos relacionados con el estrés o algún posible trauma, lo mejor es solicitar ayuda médica, un profesional de salud mental. Entre los tratamientos principales se encuentran la psicoterapia, la farmacología o ambos. Un profesional de salud mental puede ayudar a las personas a encontrar el plan de tratamiento que aborde sus síntomas y posibles enfermedades añadidas ; evitando la cronificación o intentos de suicidio.

Un buen tratamiento terapéutico, puede ser la solución para superar volver a encauzar nuestras vidas. Por medio de estos tratamientos se ayuda al paciente a resolver las experiencias traumáticas de manera adaptativa.

La forma de conseguirlo es cambiar la perspectiva y buscar soluciones para convivir con lo acontecido sin que nos haga sufrir. No vamos a olvidar esos recuerdos, pero sí vamos a conseguir que no sean el detonante de emociones que nos dañan.

Saber más sobre

Artículos relacionados

Claves para trabajar la autoestima
La palabra autoestima es algo que se escucha y que está muy presente en la sociedad. Branden (1994) ...
Artículo 4 min
Aprovecha el verano para practicar la desconexión digital
Ya es verano, y como cada año nos merecemos nuestras deseadas vacaciones para descansar y ...
Artículo 4 min
¿Por qué no puedes dormir? Causas del insomnio y tratamiento
Responsable de numerosos accidentes y de otros problemas de salud, el insomnio es una patología que ...
Artículo 4 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable