Nódulo pulmonar: causas y tratamiento

El nódulo pulmonar es una opacidad o ‘mancha’ en el pulmón, que suele ser de forma redondeada y mide menos de 4 centímetros. Las causas para su aparición pueden ser varias. En este sentido, los especialistas destacan que pueden ser ‘manchas’ benignas o malignas. En cualquier caso, su aparición siempre genera un grado de incertidumbre tanto en los pacientes y familiares como en el médico por las complicaciones que puede crear. De entre las más graves destaca el cáncer de pulmón.

En cuanto a la frecuencia con la que se da, los expertos calculan que aparece en un porcentaje que oscila entre el 0,09 y el 0,2% de todas las radiografías de tórax que se realizan, aunque estas mismas fuentes insisten en que esta incidencia aumenta en personas fumadoras y en las expuestas a ambientes o partículas tóxicas. Antes era más habitual verlo en hombres, pero debido al aumento del consumo de tabaco en mujeres su incidencia en el sexo femenino va creciendo. Puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente que se diagnostique a partir de los 40.

nodulo pulmonar causas y tratamientoRespecto a los síntomas del nódulo pulmonar, como suele ser un hallazgo radiológico, por sí mismo no tiene por qué dar ningún síntoma. Por tanto, su diagnóstico se realiza una vez que el médico lo detecta en una radiografía. El diagnóstico definitivo lo da el análisis anatomopatológico del nódulo. A pesar de que puede ser el anticipo del desarrollo de un tumor en este órgano, cabe resaltar que aproximadamente un 60% de los nódulos pulmonares que aparecen son benignos.

Cuando haya la mínima sospecha de que el nódulo pulmonar sea potencialmente maligno, hay varios pasos para acercarnos al diagnóstico definitivo. En un primer lugar, la realización de una tomografía axial computarizada (TAC) que permite ver mejor las características radiológicas del mismo. En caso de sospecha, se lleva a cabo una tomografía de emisión de positrones (PET), que diferencia las lesiones en función de su actividad metabólica. Cuanta más actividad metabólica se encuentre, mayor riesgo de malignidad.

CTAPostCanalSalud

Si la sospecha es muy alta de acuerdo a las pruebas anteriores, se deberá tomar una muestra de tejido de este nódulo. Para ello, hoy en día se emplean la punción aspirativa con aguja fina, que se hace con anestesia local, y la resección –extirpación– del nódulo (dependiendo de su localización, puede hacerse mediante cirugía videotoracoscópica o toracotomía). Si el resultado es positivo, es decir, si el nódulo pulmonar es malo, con cualquiera de las dos técnicas se puede realizar posteriormente la intervención quirúrgica definitiva para extirparlo.

Factores que influyen en la aparición del nódulo pulmonar

Hay que tener en cuenta varios factores que pueden condicionar la aparición y gravedad del nódulo pulmonar:

Edad

En primer lugar, es importante atender a la edad ya que debajo de los 45 años el porcentaje de benignidad es mayor.

Tamaño de las lesiones

Asimismo, es fundamental distinguir entre aquellas lesiones de mayor tamaño y las que son más pequeñas. En este caso, las que se encuentran por debajo de 1,5 centímetros tienen una menor probabilidad de ser malignas que las de 2 centímetros o mayor tamaño.

Variación de las dimensiones

A su vez, hay que tener en cuenta la variación de sus dimensiones en el tiempo: si un nódulo aumenta de tamaño en un determinado tiempo –de 6 meses a un año–, habrá que intentar diagnosticarlo mediante su extirpación o biopsia.

Hábitos de vida del paciente

No hay que dejar pasar por alto los hábitos de vida que lleva el paciente. Como es lógico, el consumo de tabaco aumenta la probabilidad de malignidad, pero también la exposición ambiental en determinadas profesiones favorece que este hallazgo radiológico no sea benigno.

Existencia de otras enfermedades

Asimismo, si el paciente es portador de otras enfermedades, como neoplasias de otros órganos que puedan dar metástasis en el pulmón, puede tener una mayor facilidad para desarrollar nódulos de este tipo.

La prevención es fundamental

Lo más importante para evitar la aparición de estas lesiones es la prevención, sobre todo intentando evitar que el nódulo sea maligno. Por ello, es imprescindible:

  • abandonar el hábito de fumar
  • evitar la exposición a ambientes tóxicos
  • tratar de manera correcta cualquier enfermedad pulmonar (tuberculosis, neumonías…).

Cuándo acudir al especialista

Cuando aparece un nódulo pulmonar el médico de cabecera evaluará, de acuerdo con las pruebas que se le realizan al paciente, su tamaño, características radiológicas y el contexto del paciente (edad, los hábitos tóxicos, las condiciones laborales, las enfermedades asociadas que presente) para determinar si debe enviarlo al especialista o basta con un seguimiento radiológico.

Las principales dudas de los pacientes en consulta ante un nódulo pulmonar tratan sobre la benignidad o potencial malignidad del mismo. Para ello, es necesaria una correcta evaluación tanto clínica como radiológica que determinará la actitud final según lo que vean los especialistas: la observación clínica y radiológica, la realización de una biopsia o la extirpación del nódulo.

Factores asociados a la benignidad del nódulo pulmonar

Seis de cada diez casos de detección de nódulos son benignos. Por lo general, los factores asociados a benignidad son:

  • la estabilidad del nódulo durante dos años (evaluado por radiografías o TAC previas),
  • tener una edad menor de 35 años
  • no contar con factores de riesgo (tabaquismo, enfermedades pulmonares relacionadas con una mayor incidencia del cáncer o exposición a productos cancerígenos).

joaquin jose pac ferrer imq Dr. Joaquín José Pac Ferrer
Especialista en Cirugía Torácica de IMQ

+ No hay comentarios

Añadir uno