<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Colon irritable: causas y tratamiento

Colon irritable: causas y tratamiento

¿Qué es el colon irritable? El también conocido como síndrome del intestino irritable (SII), representa el paradigma de los trastornos funcionales digestivos y se caracteriza por la presencia de dolor o molestia abdominal asociado a cambios en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones.

La incidencia de este trastorno gastrointestinal se estima entre el 10 al 15% de la población, siendo más prevalente en mujeres. Aun así, es una patología infradiagnosticada.

Esta patología es más común entre personas menores de 45 años, empezando a padecerla entre los 25 y los 30 años. Las personas que sufran este cuadro pueden padecer otros trastornos como la depresión o la ansiedad, pero no se trata de una patología psicosomática sino una consecuencia de la mala calidad de vida que puede estar asociada a padecer este síndrome.

Causas del síndrome del intestino irritable

Su causa es desconocida, pero se postulan diversas explicaciones:

  • Anomalías motoras gastrointestinales. Las personas que padezcan este síndrome pueden presentar mayor actividad intestinal.
  • Hipersensibilidad visceral. El dolor presente tras las comidas se relaciona con la entrada del bolo alimenticio en el ciego. Se piensa que hay alteración en las vías aferentes del dolor a nivel intestinal.
  • Trastornos de la regulación del sistema nervioso central. El denominado eje cerebro-intestino explicaría la asociación de trastornos emocionales y la exacerbación de los síntomas.
  • Posible cuadro postinfeccioso. Se han hecho estudios sobre la posibilidad de que el cuadro apareciera tras una gastroenteritis.
  • Inflamación de la mucosa. Algunos sujetos con SII presentan inflamación mínima, no visible endoscópicamente, que podría ser responsable de una secreción anormal y la hipersensibilidad visceral.
  • Alteración de la flora intestinal.

Síntomas del colon irritable

La clínica es la de un dolor abdominal recurrente con alteración del ritmo de deposiciones, alternando periodos de diarrea con estreñimiento, hinchazón y distensión abdominal, presencia de gases o flatulencias.

A estos síntomas se pueden asociar otros tanto a nivel digestivo, como la sensación de ardor, náuseas o vómitos, así como síntomas extradigestivos tales como mareo, dolor de cabeza, palpitaciones, cansancio y malestar general. Los síntomas pueden agravarse con la ingesta de ciertos alimentos o con temporadas de estrés elevado.

No hay una patología orgánica que justifique el cuadro, además presenta pruebas de laboratorio, imagen y colonoscopia normales. Clásicamente, su diagnóstico ha sido de exclusión, descartándose otras patologías que podrían cursar con síntomas parecidos.

No obstante, en la actualidad se tiende a realizar un diagnóstico positivo basado en criterios clínicos, para lo cual se utilizan los criterios de Roma. Estos criterios conocidos desde la década de los 90, han sido recientemente actualizados por cuarta vez en los denominados criterios de Roma IV.

Éstos deben existir desde menos 6 meses antes del diagnóstico y estar presentes de forma recurrente durante los últimos tres meses.

Síntomas asociados al SII según los criterios de Roma

Presencia de dolor abdominal recurrente al menos un día a la semana y asociado a dos o más de las siguientes características:

  • Asociado a defecación
  • Relacionado con un cambio en la frecuencia de deposiciones
  • Relacionado con un cambio de consistencia de las mismas

Síntomas no relacionados el síndrome del intestino irritable

En cambio, hay una serie de signos y síntomas que nos hacen pensar en un diagnóstico distinto al de colon irritable:

New call-to-action

Tratamiento del colon irritable

El tratamiento del SII es complejo, ya que se trata de una enfermedad crónica que no tiene cura y por lo tanto ha de individualizarse lo máximo posible para paliar los síntomas.

Desde luego, todo comienza con una buena relación médico-paciente para evitar las consultas excesivas y asegurar que el diagnóstico sea lo más certero posible.

Fármacos utilizados para el tratamiento del SII

Los tratamientos farmacológicos son una herramienta útil en el manejo del paciente con SII, si bien hay que tener en cuenta que estos no funcionan por igual con todos los pacientes. Los medicamentos deben ser prescritos por especialistas, pues su consumo puede ser contraproducente y dañino si no están controlados.

  • Los espasmolíticos (anticolinérgicos) sirven para frenar el dolor abdominal y los retortijones relacionados con los espasmos intestinales. Se recomienda administrarlos unos 30 min antes de la comida para reducir el dolor.
  • La fibra o los laxantes osmóticos combatirán el estreñimiento al aumentar el volumen de los excrementos. La fibra vegetal puede reducir el tránsito de los alimentos en pacientes con tendencia a la diarrea.
  • Los antidiarreicos se utilizarán en los casos de diarrea no controlable. No hay que superar la dosis recomendada porque pueden causar cólicos al incrementar las contracciones del colon.
  • Antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina se utilizarán para disminuir la sensibilidad visceral.
  • Además, dados los síntomas más frecuentes (estreñimiento y diarrea), los pacientes pueden requerir tratamiento para las hemorroides que pueden aparecer a consecuencia de la excesiva o anormal actividad fisiológica.

En resumen, estamos ante una enfermedad que, si bien no comporta per se un riesgo para la vida del paciente, sí que puede impactar negativamente en la calidad de la misma, siendo por tanto necesario acudir al facultativo para su diagnóstico y tratamiento.

La alimentación y el SII

La alimentación es un aspecto fundamental que deberá adecuarse al ritmo intestinal en cada momento. Si el síntoma predominante es el estreñimiento, se aconseja una dieta rica en fibra y líquidos. En cambio, si hay hinchazón y diarrea, buscaremos reducir la fibra no digerible de la dieta y el consumo de alimentos astringentes.

Es importante no empezar a excluir alimentos (como la lactosa o el gluten) sin el consejo del facultativo, puesto que cada paciente puede responder de manera distinta a alimentos distintos (no existe una dieta única para el colon irritable). En general sí que se recomienda evitar los alimentos ricos cafeína, grasas o picantes (por considerarse que son alimentos que pueden irritar el colon).

Además, respetar los horarios de las comidas y tratar de alimentarse cinco veces al día puede ayudar a mejorar los síntomas. Las comidas además deberán realizarse con calma y tomándose un cierto tiempo para ingerirlas.

También se han de tener en cuenta las capacidades de algunos alimentos funcionales como los probióticos o prebióticos, dada su capacidad de influir en las funciones fisiológicas, mejorándolas en el caso de enfermos de síndrome del intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal o cáncer de colon.

Los probióticos restauran nuestra flora intestinal, y los prebióticos estimulan la acción de las bacterias que trabajan en nuestros intestinos. Se pueden incorporar a la dieta a través de estos alimentos:

  • Prebióticos: cebollas, achicoria, ajos, alcachofas, espárragos y puerros.
  • Probióticos: yogures, kéfir, chocolate negro, chufas, sopa miso, pepinos encurtidos.

En cualquier caso, se valorará su utilización por parte del facultativo, no solo por su idoneidad sino también en qué dosis y durante cuánto tiempo.

Hábitos de vida saludables y SII

El estilo de vida también influye y es importante mantenerse hidratado, evitar el alcohol y el tabaco puede mejorar la salud de los afectados por el síndrome del colon irritable, así como realizar ejercicio físico adaptado a su condición con regularidad (puesto que puede mejorar la motilidad del aparato digestivo). También hay que procurar evitar o minimizar el impacto de situaciones estresantes.

Dr. Imanol Onis González

Especialista en Aparato Digestivo de IMQ

Saber más sobre

Artículos relacionados

¿Cuál es la diferencia entre Artritis y Artrosis? Causas y síntomas
Aunque a menudo se confunden, artrosis y artritis son dos patologías reumáticas distintas que ...
Artículo 3 min
Cuándo operar las cataratas
La cirugía de cataratas es la intervención quirúrgica más practicada y, quien más quien menos, ...
Artículo 2 min
Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué ...
Artículo 3 min
Cirugía ambulatoria, más rápida y menos invasiva
Se define como cirugía ambulatoria a las intervenciones quirúrgicas realizadas bajo anestesia ...
Artículo 2 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable