<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Flushing facial: causas y tratamiento

Flushing facial: causas y tratamiento
Dra. Begoña Ramos
Especialista en Dermatología de IMQ

El flushing facial o rubor involuntario es un fenómeno de enrojecimiento y calor que puede representar una reacción fisiológica o patológica. Cuando el rubor es atípico se debe realizar un estudio exhaustivo para descartar ciertas enfermedades importantes. Generalmente afecta a la cara, orejas, cuello y zona alta del tórax. Los vasos sanguíneos más superficiales se dilatan por una orden del sistema nervioso y se visualiza como enrojecimiento cutáneo.

Fue descrito por primera vez en 1839 por Thomas Henry Burgess identificándolo como una característica únicamente humana “diseñada por el creador para que el alma tuviera el poder soberano de mostrar en las mejillas las múltiples emociones internas de los sentimientos morales”. No fue hasta 1980 cuando se empezó a conoces los mecanismos fisiopatológicos y su implicación en algunas enfermedades.

Causas del flushing facial

Dentro de las causas benignas para que este mecanismo se desencadene están:

  • cambios de temperatura
  • emociones
  • agentes externos como, por ejemplo, el alcohol o el picante.

Este tipo de flushing afecta predominantemente a las mujeres. Si impactan de forma importante en la calidad de vida y se cumplen ciertos criterios pueden tratarse con fármacos, pero el resultado suele ser mediocre, sobre todo en la causada por las emociones.

Flushing y rosácea

En cuanto a las enfermedades que se acompañan por flushing o rubor, la más común es la rosácea. Se trata de una condición inflamatoria muy frecuente en la población general. La rosácea con rubor perpetuado en el tiempo puede generar ciertos cambios cutáneos como son las telangiectasias (vasos sanguíneos visibles).

El manejo de la rosácea se realiza con tratamientos tópicos (cremas), láser para eliminar telangiectasias o cuperosis, protección solar y evitar factores desencadenantes para los casos leves. Se puede utilizar medicación sistémica (oral) para los casos más graves o resistentes.

Debemos remarcar que estas características pueden ser especialmente estigmatizantes ya que se suelen asociar con el consumo abusivo de alcohol cuando en la inmensa mayoría de los casos no tiene relación alguna.

Además de la rosácea existen otras enfermedades más raras asociadas como el hipertiroidismo o el síndrome de dumping.

En aquellos casos en el que flushing afecte a la calidad de vida del paciente o es especialmente intenso se debe consultar al dermatólogo/a para realizar un buen diagnóstico y tratamiento.

Saber más sobre

Artículos relacionados

Colposcopia: qué es, para qué sirve y cómo prepararse
¿Has oído alguna vez hablar a tu ginecólogo o médico de cabecera de la colposcopia? ¿Sabes en qué ...
Artículo 3 min
Cirugía ambulatoria, más rápida y menos invasiva
Se define como cirugía ambulatoria a las intervenciones quirúrgicas realizadas bajo anestesia ...
Artículo 2 min
Síntomas y causas del colesterol alto: ¿cómo prevenirlo?
Las alteraciones del metabolismo relacionadas con los lípidos –conocidas como dislipemias y que ...
Artículo 3 min
Pros y Contras de las Infiltraciones | ¿Cuándo son recomendables?
El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable