<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Infecciones típicas de la Playa y la Piscina: prevenirlas y tratarlas

¿Cómo prevenir las infecciones en la playa o piscina?
Dr. Guillermo Acevedo
Médico de familia del Centro Médico Quirúrgico IMQ Zurriola

Estamos en pleno verano y nuestra manera de hacer frente al calor muchas veces pasa por sumergirnos en agua. Salada, dulce o con cloro. Cualquiera de sus vertientes nos vale con tal de quitarnos el calor de encima, pero ojo porque para aquellos que nos decantamos sobre todo por el cloro existen ciertas infecciones habituales que deberíamos de tener en cuenta de cara a evitarlas o en el peor de los casos a identificarlas y tratarlas para que no reviertan más gravedad.

Infecciones más comunes en la playa o la piscina

Tanto en la playa como en la piscina pueden producirse infecciones específicas o comunes. La otitis y los hongos, son un ejemplo de ello las cuales se deben a la humedad, que se da en ambos ambientes. Sin embargo, hay cuestiones inherentes a cada lugar:

  • En la playa el agua es salada, deshidrata más rápidamente, hay más piedras o escombros en el fondo del mar como en la arena, provocando heridas con riesgo de infectarse.

  • En las piscinas, el agua tiene cloro que si no tiene la concentración adecuada puede causar reacciones cutáneas, o no prevenir el crecimiento de microorganismos en el agua. El mayor número de personas por m³ de agua, la mayor frecuencia de uso, y la menor frecuencia de recambio, aumenta el riesgo de presencia de microorganismos no deseables.

1. Hongos de los pies o pie de atleta

El pie de atleta es una infección de la piel por hongos, que prosperan en ambientes húmedos y cálidos. Donde se den juntas estas condiciones hay mayor riesgo, especialmente si son zonas expuestas a superficies no-limpias (los pies).

Una sandalia de playa a pesar de ser abierta, al estar expuesta al calor y/o humedad tiene mayor riesgo de exposición a los hongos. 

Otro factor de riesgo importante es no usar calzado en lugares públicos, especialmente donde existe acumulación de humedad por largos períodos: alrededores de las piscinas, baños públicos, etc.

2. Antifúngicos

Los antifúngicos son un grupo de medicamentos que se utilizan para combatir infecciones por hongos. Dependiendo del tipo de infección, la severidad de la misma, y el microorganismo involucrado, se pueden administrar de varias maneras: vía tópica (cremas, lociones, geles, esmaltes para uñas) o vía sistémica (comprimidos).

3. Onicomicosis

La onicomicosis es la infección del tejido ungueal (la uña) por hongos.

La uña es un tejido no vascularizado, tomar antifúngicos sistémicos tiene poco o nulo efecto. Por lo que el tratamiento es tópico con esmaltes especiales que combaten la infección. Sólo en casos graves donde la infección ha llegado hasta el lecho o matriz ungueal estaría indicado valorar una pauta sistémica.

4. Cistitis

Llamamos comúnmente “cistitis” a las infecciones del tracto urinario distal; que pueden ser de uretra (uretritis), o de vejiga (cistitis). A las infecciones del tracto urinario alto se les denomina pielonefritis.

Las mujeres, especialmente en edad reproductiva y con vida sexual activa, debido a consideraciones anatómicas y funcionales inherentes a su sexo, tienen más factores de riesgo que los hombres.

Sin embargo, las medidas preventivas y de precaución son universales para los dos sexos. Una buena higiene íntima, el uso de ropa interior limpia y el uso de preservativo son factores importantes en la prevención de infecciones urogenitales.

A la hora de tratar una infección urinaria, se debe utilizar el antibiótico adecuado según los factores de riesgo, el tipo de caso, la clínica, etc. El médico valorará y decidirá cuál es el indicado en cada caso. En algunos casos se solicitará un cultivo de orina para determinar con exactitud el microorganismo involucrado.

En el caso de los hombres y a pesar de darse con menor frecuencia, su tendencia a posponer la visita al médico les penaliza y les pone en un riesgo un poco mayor que a las mujeres para infecciones más severas. Es importante tratar las infecciones de tracto urinario bajo cuanto antes para prevenir la extensión de la infección a través de la vejiga y los uréteres, al riñón; que ya es otro cuadro más severo con otros riesgos.

5. Candidiasis

La candidiasis es una infección por el hongo “Candida albicans”. Se puede prevenir, y en caso de infección, tratar adecuadamente y a tiempo.

Las mujeres son más susceptibles a las infecciones por Candida albicans debido a su anatomía genital; aunque la infección por este hongo puede darse en cualquier parte, son más comunes las infecciones orales (boca, faringe) y las genitales.

En la prevención es fundamental una correcta higiene genital, que incluye no usar productos irritantes o jabones no aptos con frecuencia, pues destruyen la flora bacteriana normal de la zona, facilitando la colonización por hongos.

Evitar la humedad. Recordemos que los hongos prosperan en ambientes húmedos; por tanto, se debe mantener la zona seca, uso de ropa interior limpia y de algodón, y evitar prendas muy ajustadas en la entrepierna, entre otros.

Asimismo, la toma de antibióticos sin control médico es un importante factor de riesgo, pues destruyen la flora bacteriana normal de las mucosas, aumentando el riesgo de infección. Al ser un hongo, los tratamientos son los llamados antifúngicos. En la mayoría de los casos, sólo precisará de administración externa: cremas, óvulos, suspensión oral.

Si no se trata a tiempo, la infección puede extenderse a otras partes del cuerpo, en cuyo caso necesitaría de una pauta sistémica (vía oral) más agresiva. Las candidiasis no suelen complicarse si se tratan a tiempo y adecuadamente, por eso es fundamental no automedicarse y acudir al médico cuando se presenten síntomas de algún tipo.

6. Conjuntivitis

La conjuntivitis es la infección de la conjuntiva de los ojos, ese tejido rosado que se ve cuando bajamos el párpado.

El tratamiento suele ser antibiótico en colirios o ungüentos que se aplican directamente en la conjuntiva; dependiendo de la severidad de la infección, puede requerir visita al oftalmólogo.

Si no se trata, la infección puede inflamar el tejido circundante, extenderse a otras partes del ojo, aumentando el riesgo de lesiones del globo ocular y pérdida de visión.

7. Otitis

Las otitis son las infecciones de los oídos. Pueden ser externa, media o interna. La más común, y que relacionamos con el verano, es la otitis externa, que en este caso se debe a la humedad mantenida en el canal auricular.

Para prevenir la humedad, se debe evitar la entrada de agua o asegurar siempre de secar bien tras un baño. Los tapones son buenos para prevenir la entrada de agua, pero traen sus propios riesgos, como producir tapones de cerumen. Los bastoncillos son para limpiar el orificio externo del canal, no deben introducirse nunca en el canal auditivo.

Recomendaciones: ¿Qué no debe faltar en la bolsa de la piscina/playa?

  • Protector solar FP 50 resistente al agua. Reaplicar cada 3-4 horas.
  • Sandalias, preferiblemente de material impermeable que no absorban agua
  • Gafas de sol (polarizadas)
  • Agua fresca, si se va a playas aisladas sin acceso a agua potable
  • Parasol (o carpa), importante si se va a estar largo tiempo en sitios sin sombra
  • El bañador de repuesto es muy importante para no utilizar el mismo (y húmedo) todos los días. Tampoco se debe utilizar el bañador como ropa interior; el tejido sintético y de varias capas es más lesivo con la piel y los genitales, y fomenta la permanencia de humedad.

Disfrutar de la playa y/o piscina es posible siempre y cuando tomemos las precauciones necesarias para garantizar un buen estado de nuestra salud.  

Saber más sobre

Artículos relacionados

Calcio durante la menopausia
¿Sabías que la menopausia está relacionada con la pérdida de masa ósea? Durante esta etapa de ...
Artículo 3 min
¿Puedo tomar el sol después de haber recibido radioterapia?
La radioterapia es un tratamiento que se administra en el 60% de los pacientes con cáncer en algún ...
Artículo 1 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable