<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

¿Por qué es recomendable que los niños practiquen natación a una edad temprana?

¿Por qué es recomendable que los niños practiquen natación a una edad temprana?
Dra. María Sagasti
Especialista en Medicina Deportiva de IMQ Amárica

Nadar aporta numerosos beneficios para niños y niñas desde que son pequeños. La natación es un deporte muy completo, y como todo ejercicio físico, supone ventajas a muchos niveles, pero, además, nadar desde edades tempranas conlleva aspectos muy positivos a nivel de desarrollo. Empezar a familiarizar a nuestro hijo o hija al medio acuático desde pequeño es muy recomendable por diversas razones.

Mejora su desarrollo psicomotor

La natación ayuda a aumentar la coordinación de movimientos, mejorar el equilibrio y adquirir nociones relacionadas con el espacio. Los niños y niñas que se inician en la natación a edades tempranas desarrollan más rápidamente habilidades psicomotrices y empiezan a comprender aspectos ligados al desplazamiento y las distancias con mayor facilidad.

La edad más habitual para empezar a nadar se sitúa en torno a los 4 años, puesto que antes no tienen aún la coordinación suficiente para combinar movimientos y respiración. Aun así, podemos llevarlos antes a la piscina para que empiecen a acostumbrarse y practicar la coordinación, siempre desde el juego y con total seguridad, sosteniéndolos en todo momento.

Ayuda a la relajación

En el medio acuático se usan prácticamente todos los grupos musculares, el agua es tonificante para ellos y tras un baño todos notamos el bienestar.  Al nadar, los pequeños descargan tensiones y eso favorece la relajación y el descanso. Por ello, si iniciamos a nuestros hijos en la natación, es muy probable que mejore su calidad de sueño y también se estimule su apetito.

Favorece las habilidades cognitivas

Diversos estudios han demostrado una conexión entre la natación a edades tempranas y la mejora del desarrollo cognitivo. Durante los primeros 2 años de vida, ayuda a estimular los sentidos y la percepción del mundo que les rodea, despertando así capacidades como la observación. Además, cuando son pequeños, la natación favorece un mayor desarrollo de la creatividad.

New Call-to-action

Promueve la socialización

Las actividades en la piscina son una muy buena forma de fortalecer los vínculos de afecto familiares, puesto que es algo divertido que podemos realizar con ellos, enseñándoles poco a poco a moverse y jugar en el agua. Cuando aprenden a nadar, los niños y niñas desarrollan un nivel más alto de autoconfianza, se incrementa el sentimiento de independencia y una actitud positiva.

En la infancia, la natación está siempre ligada al juego, así que es una manera muy positiva de que empiecen a socializar con otros niños y niñas, fomentando la comunicación y el aprendizaje mutuo.

Es un seguro para su salud a largo plazo

Introducir a nuestros hijos desde pequeños en la natación es muy beneficioso en todos los sentidos. Por un lado, es un deporte completo que fortalece los músculos, ayuda a mejorar la circulación y contribuye a mantener la salud del corazón y los pulmones. Por otro lado, es una manera de promover la actividad física, un hábito esencial que debemos inculcar a niños y niñas con el objetivo de evitar el sedentarismo y la obesidad infantil.  Además, aprender a nadar es una medida de seguridad imprescindible para evitar posibles ahogamientos.

Mejora su bienestar, siempre que se haga con seguridad

Iniciar a los pequeños en el medio acuático desde edades tempranas es muy beneficioso, pero se debe realizar siempre de manera segura. Si aún son bebés, es importante hablar primero con el pediatra, puesto que debemos asegurarnos de que su sistema inmunológico es suficientemente maduro. En estos casos, también hemos de poner especial atención a la calidad de las instalaciones y optar siempre por las zonas habilitadas para familias con bebés que tengan una temperatura suficiente para evitar hipotermias y un nivel de higiene adecuado.

Así, los niños y niñas que empiezan a practicar natación desde pequeños gozarán de una afición saludable tanto a nivel físico como mental y emocional, ayudándoles a la vez a socializar con los demás. Aun así, durante los primeros años esta actividad ha de realizarse siempre desde el juego, de forma que los pequeños lo vivan como algo divertido y no como una obligación.

Conoce las enfermedades infantiles más comunes

Saber más sobre

Artículos relacionados

La bronquiolitis en bebés: causas, síntomas y tratamientos
La bronquiolitis en bebés es una de las infecciones víricas más frecuentes durante los seis ...
Artículo 4 min
Pros y Contras de las Infiltraciones | ¿Cuándo son recomendables?
El acto médico de infiltrar consiste en administrar una sustancia directamente en el lugar ...
Artículo 3 min
Plan para empezar a correr a partir de los 40: convertirlo en rutina y no lesionarse
Nunca es tarde para ponerse en forma. Sin embargo, si quieres empezar a correr desde cero a partir ...
Artículo 2 min
Tipos de parto: dónde parir, en qué postura y con qué herramientas dar a luz
Cada vez queda menos para recibir a tu bebé. Pero, antes de poder abrazarlo, hay que superar la ...
Artículo 4 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable