<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Tipos de parto: dónde parir, en qué postura y con qué herramientas dar a luz

tipos de parto posturas herramientas

Cada vez queda menos para recibir a tu bebé. Pero, antes de poder abrazarlo, hay que superar la última etapa: el parto. Tanto si has dado a luz antes o eres madre primeriza, siempre surgen dudas sobre cómo hacerlo. Conocer los tipos de parto te ayudará a tomar esta decisión.

Tipos de parto

Dar a luz no siempre resulta como habíamos imaginado y debemos estar preparadas para todo. Podemos enfrentarnos a:

  • Parto vaginal. Será el más frecuente y, en algunas ocasiones, requerirá la utilización de algún instrumento obstétrico para ayudar en el expulsivo a la madre (fórceps, ventosa, espátula o combinación de ellos).
  • Partos prematuros. Se producen entre la semana 28 y la 37 de embarazo. Los que se dan de la semana 20 a la 28 se conocen como partos inmaduros. Previo a la semana 20, nos encontramos ante abortos.
  • Partos inducidos. Hay ciertas situaciones en las que es aconsejable inducir el parto:
    • CIR (crecimiento intrauterino retardado): si el bebé deja de crecer a un ritmo normal significa que existe alguna alteración que impide su desarrollo.
    • Que la madre padezca alguna enfermedad: como trastornos hipertensivos del embarazo (entre ellos, la preeclampsia), diabetes, patologías de tipo cardiaco, renal, pulmonar, infecciones de útero o algunos tipos de cáncer.
    • Romper aguas: si transcurrido un tiempo no se inicia el parto, se induce para evitar riesgos de infección.
    • Líquido amniótico teñido a causa del meconio.
    • Gestación en vías de prolongación.
    • Situaciones individualizadas consensuadas con la mujer.
  • Cesárea. En algunas ocasiones será la vía de elección (placenta previa, malposición fetal, anomalías del canal del parto, etc) pero, mayoritariamente, será una alternativa a la no posibilidad de parto vaginal y su indicación se establecerá durante el trabajo de parto. Descubre más en nuestra entrada: parto natural o cesárea.

Formas de dar a luz, posturas, lugares y herramientas disponibles

Si nuestro parto es natural (vaginal no instrumentado y sin analgesia epidural) se podrá elegir la postura que queramos, siempre que el centro y los expertos estén preparados.

Posiciones verticales

  • Favorece la movilidad de la pelvis y conjuntamente con el efecto de la gravedad ayuda al descenso del bebé.
  • La circulación sanguínea es más correcta entre útero y vagina, por lo que las contracciones son más efectivas y mejor toleradas. Además, la presión de la cabeza del bebé sobre el cuello uterino regula naturalmente la liberación de oxitocina.
  • Por contra, las posiciones verticales incrementan el riesgo de desgarros vaginales y perineales.

Dentro de las posiciones verticales las más frecuentes son:

  • De pie o estirada. Se puede usar desde la dilatación al expulsivo. Durante la dilatación podremos caminar, recibir masajes apoyados en otra persona o ducharnos. Sin embargo, no es fácil de mantener durante todo el parto y hay más probabilidad de sufrir hemorragias.
  • En un parto en cuclillas la salida pélvica se abre al máximo favoreciendo la expulsión. Es adecuada para partos muy largos pero requiere de ayuda para que la madre pueda mantener la postura.
  • Sentada. Se usan banquetas o sillas especiales con respaldo. Es una posición cómoda para empujar y permite descansar a la madre. Sin embargo, los desgarros perineales son más numerosos y se debe controlar el sangrado.

Posiciones horizontales

  • Posición ginecológica. La más utilizada desde que los partos se medicalizaron en el siglo XVII. Da prioridad al profesional sanitario que atiende el parto y deja en segundo plano a la madre. Es la mejor postura para partos instrumentales. Por contra, la gravedad no nos ayuda, la movilidad pélvica se limita, no permite libertad de movimientos y las contracciones son menos eficaces.
  • A cuatro patas (cuadrupedia). En esta posición, la pelvis tiene una buena alineación y favorece el descenso del bebé. Reduce el dolor lumbar y hay una mayor elasticidad perineal.
  • SIMS o decúbito lateral izquierdo. La madre se tumba sobre el lado izquierdo. La pierna derecha permanece flexionada y levantada. Se suele usar una cinta para evitar el cansancio. Las contracciones son más eficaces, los profesionales sanitarios pueden colaborar confortablemente y es la posición con menor tasa de desgarros perineales. No existe ninguna contraindicación destacada.

Parto bajo el agua

El parto bajo el agua se ha puesto muy de moda. Lo normal es que se utilice durante la dilatación, ya que la favorece y reduce la percepción de la intensidad de las molestias. Debe realizarse con el consenso y la participación de todos los profesionales pues existen contraindicaciones para su práctica y riesgos para la madre y el recién nacido.

Herramientas disponibles durante el parto

Elegir una u otra postura durante el parto no es una decisión que dependa solo de la mujer, de nosotras. El lugar donde vayamos a dar a luz debe disponer de profesionales sanitarios con conocimientos adecuados para la utilización de estas herramientas. Por ejemplo:

  • Sillas obstétricas o taburetes para los partos sentada.
  • Parto en bañera de hospital obstétrica o duchas para los partos bajo el agua.
  • Lianas o barreras de sujeción para los SIMS.
  • Pelotas de pilates (fitball o bozu) para ayudar durante el proceso de dilatación.
  • Camas multiposturales/articulables. Cada vez más hospitales apuestan por estas camas que permiten a la madre adoptar distintas posturas durante la dilatación y el posterior expulsivo.

Lugares para dar a luz

Poco a poco, avanzamos hacia partos sin intervenciones innecesarias en los que se favorece el ritmo natural y se usan las tecnologías adecuadas. Pero se trata de un proceso de cambio que todavía no ha llegado a todos los hospitales.

Por eso, a la hora de elegir el lugar donde dar a luz, es importante que conozcamos lo que ofrece cada centro. Tendremos la oportunidad de seleccionar entre diversos hospitales públicos y privados e incluso optar por nuestro hogar, si el embarazo no es de riesgo, las condiciones sociosanitarias son las adecuadas (distancia prudencial a centro hospitalario, etc) y contamos con profesionales sanitarios capacitados para la atención al parto.

Algunos aspectos a investigar a la hora de elegir pueden ser:

  • Si se realizan partos en bañeras obstétricas.
  • Si tienen sala de parto natural.
  • Si disponen de personal formado en distintos tipos de parto y de las herramientas necesarias para que la madre dé a luz en la postura que prefiera.

Más allá del parto vaginal con epidural

El miedo al dolor es frecuente en las mujeres que van a dar a luz. De ahí que la medicina lleve años realizando estudios para reducir esa sensación. A día de hoy, la epidural es la anestesia más utilizada para controlar el dolor durante el parto.

Sin embargo, no está indicada en todos los casos. Si hay alteraciones en la coagulación, se tiene alergia a los anestésicos locales o hay presencia de infección, no se podrá usar. Además, tiene algunas contrapartidas como la prolongación de alguna fase del parto y la menor libertad de movimiento de la mujer.

Poco a poco han ido apareciendo nuevas analgesias con las que parir sin dolor, a saber:

  • Óxido nitroso. Analgesia de corta duración que se administra durante las contracciones. Reduce la sensación de dolor sin perder la consciencia. Es de limitada utilización en la actualidad por su reducida eficacia en el alivio del dolor.
  • Epidural ambulatoria (walking epidural). Este tipo de analgesia afecta únicamente a las fibras sensitivas, no comprometiendo la movilidad de la mujer.

Igualmente, si preferimos un parto natural (sin epidural), existen técnicas con las que aliviar el dolor. Por ejemplo, el uso de bañeras obstétricas durante la dilatación, pelotas de pilates o el propio movimiento del cuerpo.

Hoy en día existen diferentes formas de parir. Muchas de estas técnicas todavía no están implantadas en todos los hospitales. Por este motivo, es importante averiguar las alternativas que ofrece cada uno y si se adecúan a lo que estamos buscando.

 

Saber más sobre

Artículos relacionados

Piel atópica en bebés: todo lo que necesitas saber
La piel atópica en bebés es una enfermedad cutánea muy frecuente y con un componente genético ...
Artículo 2 min
¿Qué es el estrés laboral? Síntomas, causas y cómo prevenirlo
El estrés es uno de los problemas psicosociales que más ha aumentado en los últimos tiempos; no ...
Artículo 3 min
¿El asma en niños desaparece? Síntomas y tratamiento
¿Sabías que el asma en niños se considera una de las enfermedades crónicas más frecuentes durante ...
Artículo 2 min
Esquizofrenia infantil: causas, síntomas y primeras señales de alerta
La mayoría de las personas creen que la esquizofrenia aparece en la adolescencia o en la madurez ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable