<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Cómo hacer uso de los guantes y la mascarilla de forma correcta

Cómo hacer uso de los guantes y la mascarilla de forma correcta

A pesar de que el uso de mascarilla y guantes solo está indicado en determinadas circunstancias, es previsible que esta recomendación se generalice a medida que descienda la incidencia del coronavirus entre la población y se rebajen las medidas de confinamiento. A día de hoy, la consigna que lanzan las autoridades sanitarias continúa siendo “quédate en casa” pero es conveniente saber cómo hacer uso de los guantes y la mascarilla de una forma correcta y segura para evitar la propagación del virus, de cara al comienzo en breve de lo que ya se conoce como la “desescalada”.

Cómo utilizar la mascarilla

En la actualidad, el uso de mascarilla está indicado para las personas que presentan los síntomas de COVID-19, para las que atienden a otras que están enfermas, para los que tienen algún tipo de inmunosupresión y para todas las personas sanas que utilizan el transporte público para ir a trabajar donde habrá que mantener además la distancia de un metro y medio o 2 para evitar los contagios. Asimismo, se recomienda su uso cuando no se puede mantener la distancia de seguridad en el trabajo, en la compra, espacios cerrados o en la calle.

Para que el uso de la mascarilla resulte efectivo a la hora evitar la propagación del coronavirus es necesario respetar unas recomendaciones básicas sobre su colocación, su uso y su retirada posterior.

Antes de colocarte la mascarilla debes lavarte las manos con agua y jabón de forma concienzuda durante al menos 40 segundos. A continuación, tienes que asegurarte de que la mascarilla cubre la nariz y la barbilla, y después ajustar las sujeciones: la cinta superior debe quedar a la altura de la coronilla y la inferior, por debajo de las orejas. Para comprobar si la has ajustado correctamente la mascarilla debe abombarse cuando expires el aire, en caso de que lleves una sin válvula de exhalación. Si tu mascarilla cuenta con válvula, debe hundirse levemente en la cara cuando inhalas con fuerza. Es importante que mientras lleves puesta la mascarilla no la toques con las manos y que, en caso de hacerlo, te las laves con un desinfectante o con agua y jabón. Recuerda que si está húmeda tienes que desecharla y que no debes reutilizar mascarillas de un solo uso, solo las de tipo reutilizable.


Fuente: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

Por último, a la hora de retirarla, debes quitártela siempre por la parte trasera y no tocar nunca la parte frontal de la mascarilla. Siempre deséchala en un cubo cerrado y por último lávate las manos.

Tipos de mascarillas

Existen varios tipos de mascarillas: las higiénicas, las quirúrgicas y las autofiltrantes o de alta eficacia.

Las mascarillas higiénicas o de barrera son las más sencillas y baratas y están indicadas para las personas que trabajan en sectores no esenciales, para reducir la posible emisión de virus por parte del portador pero cabe recalcar que este tipo de mascarilla no se considera producto sanitario ni tampoco equipo de protección individual (EPI), y no están diseñadas para "proteger de ningún riesgo", por lo que no se recomienda su uso en "situaciones que impliquen exposición a agentes peligrosos", tal y como indica el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. No obstante, en el marco de la crisis actual, sí están destinadas, según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, a todas aquellas personas sin síntomas que no tengan a mano o sean susceptibles de utilizar mascarillas quirúrgicas ni filtrantes. "El objetivo de su empleo es intentar reducir el riesgo de transmisión del virus desde la boca y la nariz del usuario no enfermo o asintomático", según ha explicado el Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCF), aunque siempre como "medida complementaria a otras". Las reutilizables se deben lavar con detergente y agua a temperatura de entre 60 y 90oC (ciclo normal de lavadora), o sumergiéndolas en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia durante 30 minutos. A continuación, se deben lavar con agua y jabón, aclarar para eliminar restos de lejía y dejar secar.

Las mascarillas quirúrgicas están pensadas para mantener la asepsia, es decir, para retener las gotitas de saliva que contienen el virus si una persona está infectada. Protegen más al resto de personas que a quien la lleva puesta.

Las de alta eficacia se clasifican siguiendo  la norma UNE-EN 149:2001+A1:2010. Esta norma europea establece 3 niveles de protección en función de la eficacia de filtración para partículas de 0,6 µm de diámetro (FFP – Filtering Face Piece-):

  • Las FFP1 tienen una eficacia de filtración mínima del 78% y el riesgo de fuga al interior es del 22%.
  • Las FFP2 tiene un nivel de filtrado del 92% y un riesgo de fuga interior del 8%.
  • Las FFP3, del 98% y el 2% de fuga interior.

Las mascarillas N95 se corresponden con la denominación del estándar americano (normativa americana NIOSH diferente a la europea). Su clasificación viene dada por la clase de filtro (N -No resistente a la grasa-, P -A prueba de grasa- o R -Resistente a la grasa) y el nivel de eficacia del filtro (95, 99 o 100) Tienen una capacidad de filtrado del 95%, es decir, entre FFP2 y las FFP3 europeas.

Recordar que el uso de cualquier mascarilla "no supone en ningún caso una protección total frente al contagio", dado que ninguna de ellas protege los ojos, otra posible vía de entrada del virus. Es por ello que es solo una medida complementaria, al distanciamiento entre personas de más de un metro, y a la higiene con agua y jabón.

Cómo utilizar los guantes

Los guantes son una barrera física que evita que las manos entren en contacto directo con superficies o personas que pueden transmitir el coronavirus, pero carecen de eficacia si quien los lleva no sigue un protocolo exhaustivo durante su utilización y en el momento de desecharlos. Un uso incorrecto de los guantes puede generar una sensación de falsa protección, incrementar el riesgo de infección de quien los lleva e incluso contribuir a la expansión del virus. Por eso resulta fundamental extremar la precaución cuando se utilicen y seguir estos pasos a la hora de retirarlos:

  1. Pellizca por el exterior el primer guante que vayas a quitarte, a la altura de la muñeca.
  2. Retíralo suavemente sin tocar la parte interior.
  3. Quítalo por completo.
  4. Mantenlo sujeto con la otra mano.
  5. Desliza la mano por dentro del segundo guante desde la cara interior de la muñeca.
  6. Vete retirándolo con la mano sin tocar la parte exterior.
  7. Pellizca ambos guantes con la mano por su interior y deposítalos en un contenedor adecuado.
  8. Lávate las manos de nuevo con agua y jabón.

Hasta el momento, las recomendaciones sobre el uso de guantes se circunscriben a determinados ámbitos laborales, como el personal de limpieza, y a los comercios de alimentación, donde las personas eligen frutas y verduras.

En cualquier caso, es necesario NO OLVIDAR que:

  • Si utilizas guantes de una forma continuada se ensucian y puedan contaminarse.
  • Te puedes infectar si te tocas la cara con unos guantes contaminados.
  • Debes lavarte las manos con agua y jabón antes y después de usarlos.
  • Los guantes no deben ser lavados ni reutilizados.
  • Deben ser utilizados cuando sea necesario y el tiempo imprescindible ya que el abuso de empleo de los mismos confiere falsa seguridad y aumenta la contaminación cruzada.

Finalmente, recordar que, además de las medidas mencionadas, no debemos olvidar limpiar el móvil ya que se ha evidenciado científicamente que es una fuente potencial de transmisión de todo tipo de microorganismos.

Billie Caceda especialista en Medicina General centro medico IMQ ColonDra. Billie Caceda

Especialista en Medicina General del centro médico IMQ Colón

Saber más sobre

Artículos relacionados

Para qué sirve el Análisis de Sangre | Resultados y Enfermedades
Cuando nos dan los resultados de un análisis de sangre lo primero que hacemos es mirar si hay ...
Artículo 5 min
COVID persistente: síntomas y tratamiento
COVID-19 significa ‘síndrome respiratorio agudo producido por un coronavirus’. Este virus, llamado ...
Artículo 2 min
Plan para empezar a correr a partir de los 40: convertirlo en rutina y no lesionarse
Nunca es tarde para ponerse en forma. Sin embargo, si quieres empezar a correr desde cero a partir ...
Artículo 2 min
Tipos de parto: dónde parir, en qué postura y con qué herramientas dar a luz
Cada vez queda menos para recibir a tu bebé. Pero, antes de poder abrazarlo, hay que superar la ...
Artículo 4 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable