Ergonomía, ‘normas’ para evitar lesiones

Los buenos hábitos posturales deben mantenerse tanto dentro como fuera del entorno laboral. Etimológicamente, el término ergonomía proviene del griego ‘nomos’, que significa norma, y ‘ergo’, trabajo. En la actualidad, la Asociación Internacional de Ergonomía define este término –que empezó a utilizarse en 1950– como el conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de cada persona. De ahí que todos los elementos de esta especialidad se diseñen teniendo en cuenta quién va a utilizarlos.

A corto plazo puede parecer un enfoque más costoso, pero cuando se adapta el entorno laboral a la persona las tareas se realizan de forma más agradable, rápida y segura. Por lo tanto, el estudio ergonómico es importante en este ámbito por la duración de la propia jornada, pero también en el hogar, donde el descanso se debe hacer en buenas condiciones postulares, e incluso al desplazarse en medios de transporte.

Conocer los parámetros para un mejor bienestar es fundamental debido al alto índice de alteraciones musculoesqueléticas que ocasiona la falta de ergonomía (puede afectar a un 70% u 80% de la población adulta), siendo la tercera causa de incapacidad temporal. En concreto, las lumbalgias diagnosticadas debido a malas condiciones posturales representan casi la mitad de los casos; les siguen las dorsalgias, las cervicalgias y las mialgias en brazos y antebrazos. Las molestias musculares en los hombros y en las extremidades inferiores son menos habituales.

New Call-to-action

Ergonomía y hábitos saludables

Los especialistas recomiendan acudir a consulta cuando comienzan los síntomas –molestias, rigidez…– para efectuar un diagnóstico, frenar el aumento del dolor, empezar el tratamiento y poner en práctica las debidas medidas higiénicas posturales. Resulta vital ser constante, seguir las pautas médicas y fomentar hábitos saludables para evitar nuevos episodios, como practicar ejercicio específico y controlar el peso. La prevención de las patologías relacionadas con la ergonomía debe ser una prioridad en la que se combinen factores personales y profesionales.

Ejemplo de ello es Ergopar, un procedimiento avanzado para integrar la participación de los trabajadores y sus representantes legales en las empresas para prevenir o mejorar la calidad y la productividad. Esto permite aprovechar el conocimiento que cada uno tiene sobre los procesos e incorporar de base la cultura preventiva, la confianza y la motivación de la plantilla. Porque las actividades de promoción de la salud refuerzan importantes funciones en la dirección, lo que genera un mejor clima laboral y desarrolla nuevos mecanismos de interacción entre trabajadores y empresa.

Adela RadutAdela Radut

Médica del Trabajo de IMQ Prevención

 

+ No hay comentarios

Añadir uno