El gran aliado para reducir el estrés: el deporte

Cada persona una definición, cada individuo una percepción. ¿Cuántos de nosotros encontramos en la actividad física un alivio para reducir el estrés? ¿Nos ayudan las endorfinas liberadas a estar mejor? Sí, claro que sí…

La actividad física tiene un impacto directo en los niveles de estrés. Son varios los estudios que han investigado esta relación, y se cree que realizar algo de deporte cada día puede reducir el estrés en hasta un 40%.

Cómo reducir el estrés a través del deporte

Desde un punto de vista puramente químico, debemos apuntar que el deporte nos ayuda a reducir el estrés porque al practicarlo liberamos endorfinas. Las endorfinas son neurotransmisores que se encargan de transmitir la sensación de felicidad y satisfacción, estimulan las áreas de nuestro cerebro que producen placer.

Por otro lado, la actividad física reduce la producción de hormonas como la adrenalina y el cortisol. La primera es la responsable de ponernos alerta, genera nerviosismo, mientras que la segunda se libera en situaciones de estrés.

Cuántos consejos a nuestro alrededor, que si debes desconectar, que si el deporte te irá bien como vía de escape, que tienes que cambiar de aires…pues sí, pero… ¿cómo? ¿qué hago? ¿me apunto a clases de spinning, a pilates, al grupo que corre o me voy a nadar? Cada persona debe elegir aquella actividad física en la que se encuentre bien, en sintonía, en empatía. Con los años he aprendido que primero debo mirar a la persona, a sus necesidades y afinidades y luego aconsejar.

El deporte afecta directamente a nuestro cerebro

La actividad física protege y fortalece nuestras neuronas. Esa sensación de estar más “despejados” después de practicar deporte es real. Igual que se atrofian nuestros músculos, lo hacen nuestras neuronas, y el deporte es una excelente manera de ponerlas en marcha.

Cuando hablamos de estrés parece que siempre tiene que ser un estado de hiperactivación, de alerta, de exceso… pero ¿y si no es así? ¿Y si yo soy una persona que necesita adrenalina y tengo un trabajo excesivamente tranquilo? ¿O simplemente estoy laboralmente en un lugar que no me corresponde? ¿O que no me deja realizarme o que no lo soporto? ¿Y si soy una persona que debe estar cara al público y me gustaría no ver a nadie nunca? Todo ello es estrés y para contrarrestarlo debemos encontrar una actividad física regular en la que la persona se encuentre bien, sea la que sea.

La práctica de deporte de manera habitual supone un triunfo sobre ese efecto paralizante que tiene el estrés sobre nosotros. Imponerse un horario y/u obligarse a seguir ciertas pautas nos servirá para ver que somos capaces de ponernos objetivos y cumplirlos, mejorará nuestra autoestima, y nos dará una disciplina y confianza que podremos aplicar a otras áreas de nuestra vida.

Hasta ahora debo aclarar que nos estamos refiriendo a individuos sin patología, si la persona tiene alguna enfermedad entonces aconsejaríamos por supuesto según la misma y sus capacidades.

New Call-to-action

Deporte equilibrado

Bien, pues ya tenemos una actividad para cada persona, ahora nuestra misión es organizar dicha actividad, informar de cómo realizarla, de la carga y descanso que necesita y si es necesario pautar una alimentación para que no se desequilibre el gasto energético de la persona. Recordar que la clave para un estado saludable es el equilibrio, dar y recibir, ingresar y gastar, fortalecer y descansar…

Realizar deporte de manera continuada hará que estemos más sanos y, por lo tanto, nos encontremos mejor. También mejorará nuestra apariencia física, lo que nos dará más confianza y aumentará nuestra autoestima. La actividad física sirve para quemar energía, por lo que dedicaremos las noches a recuperar esa energía. Dormir bien es clave para reducir el estrés, y el deporte nos ayuda también a dormir bien.

Entonces… el truco será “si no puedo cambiar el entorno estresante, entonces cambiemos lo que del mismo es capaz de afectarme”, fortalezcamos nuestro terreno físico, mental y emocional y entonces ese estrés ya no será tanto estrés…eso sí está en nuestra mano.

En grupo, mejor

La actividad física siempre tiene beneficios innegables, pero son varios los estudios que afirman que realizarla en grupo es todavía mejor. Y lo es aún más si lo que deseamos es reducir el estrés.

Los deportes en grupo combaten el estrés por la actividad física y también por su carácter social. Estas prácticas nos ayudarán a relacionarnos con los demás, a sentirnos parte de una comunidad y a que nuestras mentes vean más allá de nuestras preocupaciones.

Dra. María Sagasti Val
Especialista en Medicina Deportiva del Centro Médico IMQ Amárica

+ No hay comentarios

Añadir uno