Pie diabético: cuidados y posibles complicaciones

Las personas que sufren diabetes deben extremar el cuidado de las extremidades inferiores ya que una infección puede desembocar en su amputación. Las cifras confirman que el pie diabético no es un problema aislado: las infecciones del pie que afectan a la piel, a los tejidos blandos e, incluso, al hueso son la causa más frecuente de hospitalización en las personas con diabetes. En concreto, suponen una cuarta parte de los casos, a menudo de larga estancia. Esta complicación se produce debido a la falta de circulación, infección o disminución de la sensibilidad en esa zona, típica del paciente diabético.

Tras la amputación de una extremidad inferior, la incidencia de una nueva úlcera o mutilación entre los dos y cinco años posteriores es del 50% y la supervivencia de estos pacientes es significativamente menor que la del resto de la población. Según datos de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, la tercera parte de las personas con diabetes que ingresan en un hospital, lo hace por alguna complicación en los miembros inferiores. De hecho, las personas diabéticas son cinco veces más propensas a padecer lesiones isquémicas –dificultad para que la sangre llegue a los tejidos– en los pies. Por completar esta radiografía del pie diabético, casi el 70% de las amputaciones que se hacen en un hospital tienen como protagonista a pacientes con diabetes.

Importancia de las revisiones anuales

El riesgo del pie diabético reside en que en muchas ocasiones prácticamente no hay síntomas, y los daños gangrenosos aparecen sin que el paciente haya tenido ningún dolor. Esto se debe precisamente a que la degeneración neurológica no permite que se sienta dolor cuando existe una anomalía en la forma de pisar.

Lo más típico es que si no se trata, una pequeña herida, como el roce de un zapato, pueda desembocar en la amputación de la extremidad. Por tanto, desgraciadamente, muchos pacientes acuden a consulta cuando presentan lesiones y la pérdida del pie es ya inevitable.

Asimismo, a muchos sólo les ocurre esta alteración de la circulación en vasos pequeños (como los situados en los dedos), antes de la aparición de las heridas. Por tanto, la recomendación general que hacen los especialistas es que todos los pacientes diabéticos chequeen el estado circulatorio y neurológico de sus piernas.

Para el diagnóstico se lleva a cabo una evaluación mixta: un exhaustivo estudio del sistema circulatorio por el cirujano vascular, junto con el análisis biomecánico de la pisada por parte del podólogo.

La coexistencia de un déficit sanguíneo con una anomalía en la forma de pisar es la situación más peligrosa. El estudio tanto circulatorio como podológico debiera de realizarse al menos una vez al año, ya que con el paso del tiempo existirán variaciones.

Consejos para evitar el pie diabético

A continuación te ofrecemos algunos consejos para evitar esta dolencia:

  • Utilizar calzado cómodo, ligero y flexible.
  • Limar las uñas en línea recta.
  • No caminar descalzo.
  • Lavar los pies con agua tibia y secarlos bien, especialmente entre los dedos.
  • Revisar los pies diariamente para detectar heridas y rozaduras.
  • Acudir al especialista al menos una vez al año.

¿Cuáles son los principales peligros del pie diabético?

Las personas diabéticas deben ser especialmente cuidadosas con:

  • Callos: zonas de presión que se producen por una mala posición del pie al caminar.
  • Insensibilidad: la degeneración neurológica impide reparar en las posibles heridas hasta que es demasiado tarde.
  • Uñas mal cortadas: pueden penetrar en la piel (uña encarnada) y provocar heridas.
  • Rozaduras: una pequeña rozadura puede terminar generando una úlcera.

Enrique Castellanos IMQDr. Enrique Castellanos
Especialista en Angiología y Cirugía Vascular de la Clínica IMQ Zorrotzaurre

 

 

 

CTAPostCanalSalud

+ No hay comentarios

Añadir uno