<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

Factores de riesgo en la salud bucodental

Factores de riesgo en la salud bucodental
Ainara Aznar Casanova
Odontóloga en la clínica dental IMQ Avenida

Un factor de riesgo es una situación en la que aumenta la probabilidad de una persona de contraer una enfermedad, en este caso, bucodental. Hay factores de riesgo en la salud bucodental que son modificables - tabaco, consumo de azúcar o higiene - y otros inmodificables - edad, sexo, raza o genética.

Los factores de riesgo que más afectan a la salud oral son:

  • La Placa dental, que es una película blanco amarillenta formada por acumulación de bacterias, restos de comida y saliva. Se deposita en la superficie dental produciendo inflamación de encías y mayor riesgo de caries.
  • La dieta, sobre todo el consumo de alimentos y bebidas azucaradas e hidratos de carbono, aumenta el riesgo de caries y de erosiones en el esmalte por la acidez que provoca en el medio oral.
  • El tabaco es el principal factor de riesgo de cáncer oral además de otros problemas de salud:
    • Favorece la aparición de enfermedad periodontal.
    • Tiene un efecto vasoconstrictor, disminuyendo el sangrado, produciendo una respuesta inflamatoria retardada o disminuida que provoca daños en el periodonto y, al no producir sangrado, las personas no son conscientes de la gravedad de su problema.
    • Promueve la aparición de caries al disminuir la producción de saliva, afecta al gusto y olfato y provoca halitosis (mal aliento).
  • El alcohol reseca la mucosa bucal y la atrofia favoreciendo la aparición de enfermedades bucodentales. Su combinación con el tabaco aumenta la incidencia de cáncer oral.
  • La mala higiene oral hace que haya una proliferación de microorganismos (Streptococcus mutans o Lactobacillus) que producen la rotura del equilibrio del medio oral (disbiosis).
  • Hay factores retentivos para el biofilm, o placa, como el apiñamiento dental, los tratamientos de ortodoncia, aditamentos de prótesis, obturaciones desbordantes o recesiones gingivales.
  • Tener una experiencia anterior de caries, que ésta haya sido muy severa o que está activa es un nicho de microorganismos que puede transmitirse intrabucalmente a otras zonas de la boca.
  • Las anomalías del esmalte (hipoplasias) o fosas y fisuras retentivas facilitan la colonización de bacterias (Streptococcus mutans) aumentando el riesgo de caries, así como las áreas hipomineralizadas o desmineralizadas.
  • La saliva tiene una función protectora por lo que:
    • Una baja capacidad para detener el ph ácido hará que haya más posibilidad de desmineralización.
    • La sequedad bucal (xerostomía) promueve la desmineralización, el aumento de proliferación de microorganismos cariogénicos y produce halitosis.
    • La viscosidad salival aumentada hace que sea menos efectiva en el despegue de carbohidratos.
  • Los traumatismos dentales en accidentes pueden producir roturas e incluso la pérdida de dientes.
  • El bruxismo o rechinamiento de dientes, produce molestias en cuello, cabeza (cefaleas) o articulación de la mandíbula (ATM) produciendo un desgaste, erosión dental o rotura de dientes.
  • Malos hábitos como sujetar con la boca materiales que provoquen desgaste o alteren la estética y funcionalidad: mordisquear bolígrafos, masticar chicle en exceso o abusar del consumo de pipas.
  • Algunos piercings pueden erosionar los dientes o también producir daños en los tejidos blandos.
  • Hay factores de riesgo ambientales como las altas temperaturas, las radiaciones o las aguas bebibles sin flúor (tiene efecto protector) que producen sequedad bucal (por deshidratación) aumentando el riesgo de caries.

Estados de salud bucodental con riesgo de caries

Dentro de los riesgos para la salud bucodental encontramos una categoría propia que son los estados de riesgo de caries, es decir, estados que van a favorecer su aparición:

  • Bajo peso al nacer: hipoplasias y anomalías de esmalte.
  • Diabetes: enfermedad periodontal, retrasa el proceso de sanación de las heridas, sequedad bucal y al aumentar el nivel de azúcar hay más riesgo de caries.
  • Embarazo: inflamación de encías por cambios hormonales, granuloma del embarazo.
  • Malnutrición: el tejido bucal es más sensible por falta de nutrientes, erosiones por la acidez bucal.
  • Déficit de Vitamina D: afecta a la respuesta del organismo frente a bacterias y periodontitis.
  • Estrés: hábitos poco saludables, mala alimentación, excesivo consumo de azúcar, alcohol/tabaco, aumento riesgo caries, bruxismo, sequedad bucal, enfermedad periodontal (por el aumento de la hormona cortisol) y riesgo de candidiasis al debilitar el sistema inmune.
  • Depresión: se descuida la higiene diaria, bruxismo, hábitos nocivos, ingesta de medicamentos que alteran sabores, sequedad bucal, mal aliento, cambio de color de lengua, enfermedad periodontal y caries.
  • Problemas digestivos: reflujo ácido, enfermedad celíaca o dificultad para tragar.
  • Problemas inmunológicos: sequedad bucal, lupus y enfermedades autoinmunes.
  • Bulimia: erosión dental por el contacto del vómito con la superficie de los dientes.

Clínicas dentales IMQ

Consejos de salud bucodental

Por último, hemos visto que algunos de los factores de riesgo para la salud bucodental son modificables, estos son algunos consejos que podemos seguir para evitar en la medida de lo posible las enfermedades dentales y las caries:

  • Cepillar tres veces/día mínimo con pasta fluorada. Es muy importante sobre todo antes de dormir. Usar hilo dental, cepillos interdentales, irrigador y enjuagues bucales.
  • Cepillar la lengua.
  • Cambiar de cepillo cada 3 meses y no compartirlo para evitar contagios de enfermedades.
  • Tener una dieta equilibrada evitando el consumo de azúcar, evitar picotear entre horas y si se come algo azucarado mejor en las comidas principales, no antes de dormir. No abusar de hidratos de carbono que liberan ácidos y desmineralizan los dientes.
  • Evitar el tabaco y alcohol en exceso. Beber mucha agua.
  • Evitar bebidas azucaradas.
  • Usar protecciones adecuadas en deportes para evitar traumatismos.
  • Controlar las enfermedades sistémicas para evitar consecuencias en la dentadura.
  • Las patologías de la boca no sólo consisten en el control de la enfermedad cuando ya se tiene (caries, gingivitis, periodontitis), es muy importante la Prevención en la que identificamos y controlamos los factores de riesgo.
  • Visitar al dentista al menos 2 veces al año para prevención y diagnóstico precoz de los problemas bucodentales.

Saber más sobre

Artículos relacionados

Para qué sirve el Análisis de Sangre | Resultados y Enfermedades
Cuando nos dan los resultados de un análisis de sangre lo primero que hacemos es mirar si hay ...
Artículo 5 min
COVID persistente: síntomas y tratamiento
COVID-19 significa ‘síndrome respiratorio agudo producido por un coronavirus’. Este virus, llamado ...
Artículo 2 min
¿Qué incluye un seguro dental?
Cada vez son más las personas que se interesan por tener una boca perfecta. No solo se trata de ...
Artículo 3 min
Plan para empezar a correr a partir de los 40: convertirlo en rutina y no lesionarse
Nunca es tarde para ponerse en forma. Sin embargo, si quieres empezar a correr desde cero a partir ...
Artículo 2 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable