<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1740586279354097&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Skip to content

¿Cómo afecta el estrés al sistema inmune?

 estres sistema inmune
Dra. Ainhoa Anuzita Alegría
Especialista en Medicina Interna de IMQ

La relación entre el sistema inmune y el sistema nervioso es muy compleja, pero existe una conexión evidente entre ellos. De hecho, nuestra mente tiene tanta relevancia en nuestro estado de salud que en psicología se asocian tipos de personalidades con determinadas enfermedades. Por ejemplo, las personalidades tipo A (aquellas con un nivel alto de estrés y ansiedad), suelen padecer enfermedades cardíacas, mientras que las personalidades tipo C (poco asertivas, que reprimen sus sentimientos y tienden a la autocrítica) tienen mayor predisposición a la depresión y a enfermedades autoinmunes.

La relación entre estos procesos no está del todo definida aún, pero diversos estudios han hecho posible describir algunos efectos de nuestra personalidad en la respuesta inmunológica. Y en este aspecto, abordar la relación entre el estrés y el sistema inmune resulta primordial.

¿Qué es el estrés y cómo se relaciona con el sistema inmune?

El estrés es una reacción fisiológica que tiene el cuerpo frente a un desafío o una demanda, preparándonos física y psicológicamente para enfrentarnos a un peligro o para huir de él. Es beneficioso si aparece de forma aguda (asociada al eustrés o estrés positivo), ya que nos ayuda a cumplir ciertos objetivos del día a día. El problema aparece cuando el estrés se prolonga durante un tiempo más extenso y adopta la forma del estrés crónico o estrés negativo, momento a partir del cual deja de ser adaptativo.

El cuerpo humano está programado para reaccionar ante situaciones de estrés puntual liberando adrenalina y cortisol, lo que nos permite reaccionar rápidamente y protegernos. Actualmente, las amenazas a la que nos enfrentamos ya no tienen nada que ver con los ataques de depredadores o tribus enemigas, sino que responden a una tensión concreta y determinada en el tiempo, como hablar en público o realizar una entrevista de trabajo.

Ambas sustancias, adrenalina y cortisol, pueden ayudar a afrontar de mejor manera estas situaciones de estrés agudo, pero también pueden ser muy perjudiciales si son liberadas de forma permanente.

La adrenalina en el estrés agudo

La adrenalina es la hormona encargada de activarnos y ponernos alerta en situaciones de tensión. La liberación de adrenalina, más relacionada con el estrés agudo, provoca un aumento de la frecuencia cardíaca y de la broncodilatación. El sistema simpático se dispara, provocando una movilización de todas las reservas energéticas a los músculos, el aumento de la concentración o una parada de las secreciones intestinales y su peristaltismo.

El cortisol en el estrés crónico

Por su parte, el cortisol es una hormona que actúa aumentando los niveles de azúcar en sangre, mejorando el uso de la glucosa y la reparación de los tejidos. La liberación del cortisol se da en el estrés crónico, y además del aumento de la glucemia en sangre, también se traduce en una movilización rápida de grasas y aminoácidos con fines energéticos, el aumento de la eliminación renal del agua y la inhibición de la respuesta inmunitaria.

Los síntomas del estrés en la salud

Al sentir estrés crónico, nuestro cuerpo presenta ciertos cambios. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.
  • Aparición de ansiedad o depresión.
  • Variación de la motilidad intestinal (diarrea o estreñimiento).
  • Alteración de la función de la memoria y falta de concentración.
  • Dolores de cabeza.
  • Somnolencia o insomnio (problemas para conciliar el sueño).
  • Reacciones cutáneas: acné, eczemas, psoriasis, etc.
  • Pérdida o aumento de peso (obesidad en casos más extremos).
  • Problemas de coagulación de la sangre y cicatrización enlentecida.
  • Reactivación de enfermedades inflamatorias y autoinmunes: si se padece alguna patología de naturaleza autoinmune como el vitíligo, psoriasis, enfermedad de Crohn o lupus, es posible que durante periodos de estrés presente exacerbaciones.
  • Afectación del sistema inmune: mostrándonos más vulnerables ante procesos infecciosos por microorganismos oportunistas como infecciones de orina, otitis o cuadros catarrales, etc.

¿Cómo afecta el estrés al sistema inmune?

Durante los últimos años, expertos en el campo de la psiconeuroinmunología han reafirmado la influencia recíproca entre el sistema inmune, el sistema nervioso y el sistema endocrino. No obstante, la forma en que el estrés afecta al sistema inmunitario depende del tipo de estrés del que estemos hablando.

El estrés psicológico crónico disminuye el número de células B (que producen anticuerpos) y también la actividad de las células NK o Natural Killer. Ambas tienen una función primordial en la defensa del organismo ante infecciones bacterianas, virales y micóticas.

El problema radica en que frente a situaciones amenazantes, esta función puede afectarse por la liberación exagerada y sostenida de adrenalina y cortisol. Algunos de los principales efectos derivados de este hecho en el sistema inmune son:

  • Infecciones recurrentes
  • Aparición de herpes simples recurrentes
  • Verrugas recurrentes y/o de difícil manejo
  • Presencia de moluscos contagiosos en adultos
  • Aparición de Herpes Zoster, incluso un primer episodio en personas jóvenes
  • Respuesta inadecuada a vacunas
  • Aparición de hongos (candidiasis) orales o esofágica

Estar expuestos durante mucho tiempo a situaciones permanentes de tensión puede aumentar la posibilidad de padecer ciertas patologías. Si nos encontramos ante una situación de estrés crónico, es necesario que nos preguntemos qué podemos hacer para reducirlo y prevenir sus complicaciones. La terapia psicológica, la meditación, llevar una alimentación saludable o realizar ejercicio físico de forma regular son hábitos que pueden ayudarnos a controlar los síntomas y a disminuir nuestro estado ansioso.

Saber más sobre

Artículos relacionados

El desarrollo de la personalidad durante la adolescencia
La adolescencia es la época de la vida en la que comenzamos a buscar nuestra propia identidad. Son ...
Artículo 3 min
Verrugas plantares, una afección común en verano
Las verrugas plantares o también conocidas como papilomas son uno de los motivos mas habituales de ...
Artículo 2 min
Osteoporosis: Síntomas, diagnóstico y tratamientos
La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto caracterizada por la disminución de la resistencia ...
Artículo 3 min
Alopecia femenina: tipos y tratamiento
El incidente protagonizado por Will Smith y Chris Rock en la última gala de los Oscar puso de ...
Artículo 3 min

Guías y recursos

Consejos para cuidar tu salud dental
Guía con los 10 consejos principales para cuidar nuestra salud dental.
Guía descargable
Aspectos a tener en cuenta para elegir tu seguro médico
Cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para elegir tu seguro médico privado.
Guía descargable
Plan de entrenamiento para corredores
La guía perfecta para alcanzar todas las metas que te propongas como runner.
Guía descargable